lunes, 17 de septiembre de 2012

9.01.14 - Para el Fin Del Mundo [Northern Portrait - The Operation Worked But The Patient Died]

Northern Portrait - The Operation Worked But The Patient Died


El Fin Del Mundo puede llegar en cualquier momento, y por eso yo estoy siempre preparado. Es como una segunda consigna tras el Don't Give A Fuck: si no puedes evitar que algo te importe, simplemente estate preparado para lo peor. Pero sin caer en el pánico y la hipocondría. O sí.

Puede ser que vayas andando por una calle -por cualquiera- con una acera no muy estrecha pero por el lado más cercano a la calzada. Y puede ser que alguien te pise, empuje, toque, estornude, asuste, asalte o te inquiete de tal forma que en un gesto muy tonto acabes inclinado contra el tráfico en el preciso instante en que uno de esos monstruosos coches de más de una tonelada pasaba a tu lado. El resultado, claro está, van desde el golpe brutal hasta la decapitación. En este caso, no estamos hablando del Fin Del Mundo si no de la Muerte. Un párrafo desperdiciado.

El verdadero Fin Del Mundo es algo que llega y nos toca afrontar antes de que consuma todo en lo que nos rodea. El Fin Del Mundo suele ser algo que sueles ver llegar lentamente a por ti. Como en Melancholia.

Aunque no soy Kirsten Dust tampoco soy el que era antes, así que no creo que afrontase el Fin Del Mundo con el rabo entre las piernas. Simplemente lo banalizaría y tal vez hasta twittearía burlándome de él mientras va llegando. Desafiante y apático, como si la cosa no fuese conmigo. Parece el camino fácil pero es mucho más que eso: es el mejor camino. Ni ser víctima del pánico, ni ser una reencarnación de la vergüenza, ni perder el control destrozando todo a nuestro alrededor. Si el Fin Del Mundo me insulta le digo que ya se calmará, si no me habla le demostraré que también tiene mucho que perder; y si aún así decide acabar conmigo no le dejaré regodearse. Cuando El Fin Del Mundo esté atravesándome, entonces a lo mejor ya sí, en el último momento, pensaría qué cosas he hecho mal y si realmente las repetiría. Tampoco cambiar el pasado, solo otorgarme un final abierto. Así cuando se acabe el mundo al menos dejaré un cliffhanger pero nunca una muerte cutre o un final cursi y tópico. Un final del que el espectador me pueda salvar... si quiere.

Sí, estaréis pensando que menuda mierda de Fin Del Mundo si sobrevives. Pero, por decirlo de alguna manera y sin querer presumir, algunos somos demasiado racionales para morirnos por tonterías así. Y encima lo dificil viene luego, cuando el cliffhanger da paso a una segunda temporada, la audiencia te perdona la vida y los remordimientos atacan. Porque puede que sobrevivir al mundo sea posible, pero, ¿Quién puede sobrevivir a la supervivencia al Fin Del Mundo? Miedo, soledad, angustia, recuerdos, nostalgia, arrepentimientos... la tortura mental de ver todo destruido; todo lo que importa y lo que no te importa. Aquí el Don't Give a Fuck no vale porque en realidad el Don't Give A Fuck es una distracción; pero si el enemigo está en ambos lados te acabas distrayendo con la realidad que te tormenta de la realidad que te tormenta. Ya sabéis, espirales de autodestrucción y esas cosas del día a día.

Quería daros algún consejo, porque me he enfrentado al Fin Del Mundo un par de veces y al final he sobrevivido. Y mi consejo es una revelación: Es que en realidad El Fin Del Mundo no existe. Nada destruye al nihilista que es consciente de que todo se puede perder y que nada para siempre.

A lo mejor en lo que estabais pensando es en La Destrucción Del Planeta. Pero eso ya será otro día.