martes, 29 de septiembre de 2009

8.01.04 (004) - La mano de Santa Teresa de Jesús

Klaus&Kinski

Dersu, Dersu Uzala. Kurosawa me lo dejó, y yo he sido un poco injusto porque enseguida lo he vuelto a eclipsar con Masaaki Yuasa y Audrey Hepburn. Yo creo que no es justo.

Encima, a Dersu le puse internet ahora que se ha reencarnado. Supuse que empatizaríamos mucho, pero pronto me di cuenta de que no obtengo de él lo que necesito para sentirme contento con su compañía.
Yo pensaba que él me enseñaría detalles de la vida, minúsculas preciosidad de la cotidianidad en el campo, pero no fue así. En seguida me desesperó lo poco que sabía de todo, y como la tierna ignorancia de la que hacía gala acabó por esfumarse, convirtiéndose así Dersu en un cascarrabias.

Me dio mucho pena. Empecé a pensar en qué había corrompido nuestra relación. ¿Realmente soy algo hijo puta? Ver a tan amable anciano desconcertado por el mundo actual... ¿Habíamos cambiado tanto en 100 años?

Dersu, que murió hace 100 años, estará contento de no haber llegado mucho más lejos. Pero yo tengo Internet.

lunes, 28 de septiembre de 2009

8.01.03 (003) - Krump

RinneRadio

Llovía como lleva lloviendo ya un par de semanas. Llueve como no lo ha echo en todo el verano. Como debería haberlo echo. Pero todavía no tan fuerte como lo ha echo esta semana.

Cuando sonó "Segundo Premio" de Los Planetas, sabía que lo hacía mal. De todas formas, yo esperé un rato en el primer piso del edificio naranja a que llegase la hora, porque debía hacerlo, porque para algo estaba matriculado y así debía aprender.

Tras 20 minutos esperando y peleando con la Wifi y mi móvil, me entero de que estoy en el edificio equivocado. Y al bajar las escaleras es cuando vuelvo a encontrarme en La Tierra, y 700 días se saltaron en mi mente. Y la verdad es que no recuerdo casi nada ya, y apenas estuve un año y medio allí. Y sí, nadie hacia ni puto caso a nadie, pero nada más. Hacía mucho frío, no se aprendía nada, pero tampoco estaba tan mal.

Da igual, no pude engañarme. Vi a toda la gente enclaustrada en aquel otro Aula 1.1 y decidí que definitivamente no tenía ningún sentido. No es solo el dinero, el tiempo y la distancia. Es que no tiene sentido. Sólo tiene asco.

Quise irme de allí picando con pico y martillo una de las esquinas del edificio, dando la espalda al complejo de informática y siendo felizmente desconocedor del horario del comedor universitario. Simplemente no me gusta. Simplemente me siento incómodo y me asquean los recuerdos. Simplemente me importa más aprender que el título que me den, aunque sea eso lo que en realidad estás pagando. Simplemente tengo una alternativa.

Es sólo eso, es solo que te odio y me encanta hacerlo.

martes, 22 de septiembre de 2009

8.01.02 (002) - Mañana me voy a poner otro vestido

Linda Mirada

Estaba en el bus cuando Marina subió. Y no tenía mucho sentido aquello, porque lo hacía en la última parada antes de llegar a la Plaza del Ayuntamiento. Mientras subía, por la puerta de en medio, el conductor salía corriendo y se metía en el autobús de al lado, creo que el 70, durante los 30 segundos que dura la espera en el semáforo. No tuve tiempo siquiera de preguntarme que era lo más bizarro de aquella situación.

Marina se agarró de una de las barras y no me miró en el minuto que duraba el trayecto. Claro, ¿Cómo iba a hacerlo? No tenía ni tiempo. En un minuto y dieciocho segundos llegamos frente a la fuente donde se acababa el trayecto, y aunque supuse que ella se quedaría para volver hacia las afueras, se bajó y huyó. ¡Qué cobarde!

Mientras cruzaba el paso de cebra la veía alejarse. Yo no entendía nada. Yo no era capaz de explicar absolutamente nada. La música me apaciguaba pero me robaba las palabras, así que ni siquiera podía planificar escribir en Google Docs para luego subirlo al blog. Solo podía verla huir y pensar en que el próximo día aprendería a hacer algo en 1:18. Tal vez 1:17.

Creo que quería indicarme que el tiempo no tiene sentido. El domingo soñé con una explosión nuclear. Sé que no hay relación. Encontraré una.

lunes, 14 de septiembre de 2009

8.01.01 (001) - Life in a Glass House

Radiohead

En la ducha. ¿Tienes algo que decirme? ¿Realmente quieres decir algo?

Dejo que el 14 de Septiembre de 2009 me diga algo. Y me dice distancia. Eso no es nuevo. ¿Eso es todo, señor catorce? "Esto ya me suena, esto ya lo he visto y eso también".

¿Quieres que me agache al suelo a morder el desagüe? ¿Y qué me vas a decir? ¿Que es imposible adoptar tal posición? ¿Que no tiene sentido? ¿Qué me tragaré el jabón y la mierda que cubría mi cuerpo? Eso ya me lo dijeron 13, 12, 11..

Observo tus ganas de observarme. Queda tan redundante... Y más cuando ha caído esta canción de Radiohead en mi cabeza esta semana.

Está bien. Hablemos. Admito tu presencia. Tu insistencia. Ya van tantos años... y no has cambiado ni un ápice tu discurso. Crees que sabes jugar. Yo me río, agarro la botella, la rompo, y me corto la mano.

"Esto me suena, esto ya lo he visto y eso también." Bueno, si eso es lo que crees...

lunes, 7 de septiembre de 2009

7.05.20 (118) - No Subway on Air France nor Valencia



De vuelta.


Al principio me deprimí un poco.

Madrid es un puto asco:

Pero ya estoy mejor, alegre de ver a la gente que tanto he echado de menos. Y a otra la echaré de menos a partir de ahora, claro.

Aunque eso si, no tengo Subway en Valencia...

7.05.19 (117) - Tim Horton's Extra Large French Vanilla






Sayonara Toronto. Sayonara Tim Hortons. Sayonara Subway...



viernes, 4 de septiembre de 2009

7.05.18 (116) - Toronto Blue Jays vs New York Yankees

Se acaba, todo se acaba alguna vez. Y cuando se está en esos últimos momentos ya se ha pasado del modo turista y del modo estudiante a la última fase de modo nostalgia. Porque se empieza a echar de menos todo lo que está sucediendo en el presente. Aunque sea la novedad de ir a un estadio a disfrutar de un inédito (para uno mismo) partido de baseball.




(Una de estas 3 fotos, todas de Chinatown, tiene premio para Extraterrestra ¡A ver quién lo adivina! (O si ella lo ve!))

Ahora ya todos los días son de compras... comics, merchandising, kawaiierías y muy pocas típicas. La mayor novedad es la despedida de EF. El jueves, que era mi último día, no fui a clase porque Júlia se puso pocha y la acompañé a la DrugStore (porque el médico cuesta y ¡¡la consulta no la cubre el seguro!! (la medicina si)) así que solo tengo una foto de la clase. Encima descubrí que una profesora se llama Zoe, pero ya es demasiado tarde para investigar como es :___







Respecto al partido, pues bastante aburrido, pero es algo que había que hacer porque mola hacer cosas nuevas ^^. Al final me fui despidiendo un poco de la gente, ¡logré una foto con la kazaja! y la despedida con Toshihide (el japonés que "obligué" a unirse a nuestro grupo de Spaniards) fue bastante surrealista. Ya se la recrearé a Alhana, muahaha!

Bueno, y eso es todo. Salvo que me aburra en el aeropuerto el sábado ya el domingo escribiré sobre el viernes y luego sobre el viaje.


Sabía que iba a salir borrosa.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

7.05.17 (115) - Ontario Science Center

Y nada más a llegar a la residencia, Borja me preguntó si cenar fuera. Estaba acompañado por los japoneses de su clase, así que no opuse ninguna resistencia. Para más inri, fuimos a Hooters. Quién sepa lo que es, mal, y quien no, pues da igual porque yo estaba contento simplemente por las japonesas. Y además no era para tanto, en la TV siempre se exagera todo.







Luego, hoy (Lunes) el día ha pasado tranquilamente en clase y luego yendo al Ontario Science Center con dos chicas que llegaron la semana posterior a la nuestra. Y de momento eso es todo, porque la verdad que el museo no ofreció demasiado.




Mañana es el momento de las compras finales y el jueves toca ir a ver a los NY Yankees. ¡¡Aghh, todo se acaba!! España, NOO >_< xP

7.05.16 (114) - Kingston

Y al final nada.
La guía nos aseguro que el Circo del Sol no actuaría porque volvía a llover y ni nos acercamos a verlos... salvo 5 chavales que ¡violá! ¡Se los encontraron allí! Era solo medio espectáculo, pero, ¡joder!, ¡yo quería! Ya habrá otra ocasión de verles bien, pero duele bastante.

Al final fui con Asaki, una de las japonesas, y Nadia, una italiana muy maja siempre sonriente y alegre (tenía un aire Osakiano bastante guay) a cenar en un restaurante donde había un tío cantando con una guitarra canciones famosas (casi todas en francés, claro).







Al día siguiente un largo viaje en bus, con 4 paradas: una en un Tim Hortons para desayunar, otra en Montreal para comer (a las 12), otra en Kingston para montar en un bote y recorrer "las 1000 islas" y luego en un lugar perdido hacia Toronto donde había un Dollarama y un McDonalds para cenar (a las 5).