lunes, 27 de diciembre de 2010

8.06.27 (097) - ▼▼▼​@​†H is Fundamental

LAKE R▲DIO

El lunes 27 de Diciembre de 2010, a las 22:04 de la noche, le vino una terrible angustia sobre la soledad y el desamparo. Primero pensó en todas las miserias humanas, y luego en todas las miserias que deseaba para si. La ansiedad es así: ya puestos a estar mal; estémoslo porque alguien nos ha dejado o no va a volver. Como si un pasado mejor ensanchase nuestro orgullo y nos diese un mayor reconocimiento para nuestra soledad actual.

Luego pensó en el origen de esa soledad, y sobre todo, en su utilidad biológica. ¿Por qué un organismo querría atentar contra su vida, hasta el punto de desear que desapareciese, por un lloriqueo de cinco minutos? La autodestrucción humana no tiene límites. La autocomplaciencia tampoco.

Posteriormente, logró recobrar la consciencia y razonó tranquilamente los motivos de tan absurdo ataque. Con un revés mental, la angustia se convierte en empatía, piedad, ternura... hasta esperanza tenía ahora. 5 minutos y ya tenía esperanzas. ¡Por ser tan iluso es por lo que debería llorar de verdad!

Al final acaba preguntándose por qué. ¿Que ha hecho este 2010 para que haya pasado todo lo que ha pasado? ¿Que ha hecho él para que nada siga sin pasar? ¿Que qué de qué? ¿Por QUÉ?. Osea, todos los por qués. Pero como la cosa ya desmadra; decide entretenerse escribiéndolo en tercera persona básicamente para no pensar.

sábado, 25 de diciembre de 2010

8.06.26 (096) - When I Listen To The Field Mice

My Little Airport

Una habitación. Es rectangular y color blanco aséptico. Solamente una cama con redundantes sábanas blancas a un lado y una mesa y un sofá plástico al otro. Sobre la cama tu cuerpo con la mirada y las fuerzas estampadas contra el techo; sobre la mesa tu cobardía y sentada en el sofá una chica tomando sopa de miso.

Ya tenemos el contexto. La acción, no: Solo unos sorbos distorsionan el inmaculado silencio blanco.

Tu mirada es más ligera que el aire. Quiere mirar a la chica, pero flota, flota y flota hasta pegarse al techo. Es blanco, joder, ya sabes que es blanco; sigue siendo blanco y aunque le pusiesen un foco de luz no sería más blanco de lo que ya es.

La chica sujeta el bol de sopa con una mano y con la otra remueve su contenido y se lleva cucharadas cada vez más secas a la boca. Te está dando tiempo y todo; pero tú estás absorto en no mirarla porque está demasiado cerca de la mesa. Ahí está tu cobardía, sentada en un borde, apuntándote con una pistola. Cuando llegues a pensar que las palabras no hieren ella te descargará el cargador encima. O eso crees. Sales ganando si piensas que no hace falta llegar a la violencia; que ya llegará la apatía a darte los buenos días y entonces podrás mirar a los labios, a las mejillas y al pelo de esa chica sin que te derribe ni un ápice de su belleza.

Tu cabeza reconstruye la escena. Te imaginas incorporándote, girando la cabeza hacia ella y sintiendo como ella te prestaría atención: levantará la mirada de la sopa al tiempo que Cobardía apretará el gatillo. "Si sonrío me volará los sesos", piensas.

El publico se aburre y clama sangre esparcida por la escena, pero tu personaje no sabe hacer nada. La acción sigue sin entrar en escena.

jueves, 23 de diciembre de 2010

8.06.25 (095) - Twin Flames

Klaxons


La infelicidad es una de esas situaciones tan peculiares. Como verse orinando en una pequeña habitación de baldosas blancas. Tú reflejo está frente a ti, pero lo ves peor de lo que lo verías en un aeropuerto estadounidense en uno de esos escáneres corporales. Está ahí pero no está: No tiene rostro y tampoco importa. Porque la evuación te ha liberado. Has sido recompensado. El cerebro ha tenido que te ha puesto una zanahoria al otro extremo del palo para que acudas hasta el baño. Y luego, cuando te la da has de comértela con piel. Te calma la ansiedad pero no sabe a felicidad. Cuando termines de roerla podrías pegar tu mejilla contra las dichosas valdosas y dejar arrastrar tu cuerpo por ellas haciendo ese simpático chirrido tan de dibujos animados. Y eso podría parecerse más a la felicidad. Eso si.

Bajo la constante falacia del libre albedrío vivimos condicionados a conseguir ... (Se detiene el teclado).

Yo antes escribía de cosas bonitas. ¿Qué me he vuelto? ¿Demasiado nihilista o demasiado snob?

miércoles, 1 de diciembre de 2010

8.06.24 (094) - Un año quebrado

Hello Seahorse!

Hello Seahorse! Un Año Quebrado from Oro de Neta on Vimeo.



La mentira como tal no es simplemente la ausencia de veracidad. La mentira es más bien un truco para el juego. Se enciende la consola y se teclea el código, y ¡puf!, se activa una ventaja, una invulnerabilidad que tal vez siga vigente tanto tiempo que cuando se pierdan sus poderes ya no haya consecuencias. Vamos, que es un atajo. Un chollo.

Además, está más que aceptada. Los curriculums y los enchufes, las colas en los supermercados y la cantidad de artículos, los cristales rotos y los niños con pelotas, etc. Ah, y el amor, claro. Todos los chicos la usan y todas las chicas la toleran. Es más, ellas cuentan con ella y hasta te piden por favor que vuelvas a mentir. Al fin y al cabo ¿hay algo más aterrador que declarar tu amor con la veracidad en la boca? He visto muchas veces a muchas llevarse la mano a la frente porque estabas intentando amar y sonreír al mismo tiempo. Y es que será muy bonito ¿pero para qué sirve la verdad? ¡Da una mentira, que suena todo más atrevido, fantástico y divertido! La realidad es para necios. La mentira es para los valientes. (¡Salta por la ventana, mentiroso!)

El colmo de la paradoja es que la mentira puede hacer daño, pero lo que causa este daño es la verdad que está detrás. La mentira eterna es el crimen perfecto. La autocompasión la forma más rápida de realización personal. Tal vez por eso la aceptan tanto. Contando siempre con su presencia sabes en el fondo a qué puedes atenerte: a nada. Pero con la realidad... ¿a dónde vas con la realidad, alma cándida? La realidad es un "pero", la realidad es un "sí pero no", la realidad son un montón de "y si...". La mentira es la locura sin transición a otro estado, la tergiversación del aburrimiento. ¡La mentira esa gran masturbación del egoismo! Adoptémosla ya como forma de rendición y Carpe Diem. Si hablando no nos pondremos de acuerdo ni aunque estemos de acuerdo. Yo estoy por hacerlo. Primero tengo que mentirme hasta creerme capaz de ello.

Amélie ya no tiene 23 años.

martes, 30 de noviembre de 2010

8.06.23 (093) - Despicable Dogs

Small Black


El hastío, el asco, la apatía o simplemente el aburrimiento dominaban lentamente la franja entre las 6 a las 7 de la tarde. A esas horas ya no queda nada, absolutamente nada, que llevarse a los sesos. El internet libre está aprendido y el resto prohibido. Y lo único que había para jugar era un sandwich de queso y lechuga que ya estaba rancio y seco capa a capa. A esas horas a veces ya no te salva ni la música.

¿Quién dice que la mediocridad ni se crea ni se destruye? ¡¡Cataclasma!! Que no tiene nada que ver con lo que estaba diciendo pero por lo menos acaba de crear el caos en el que lo lee. Cataclasmático sería colocarse una de las hojas de lechuga del sandwich sobre los pezones. Mejor dejarlo. Mejor huir. Mejor deshacerse del sandwich.

Salgo a la calle, escapo del edificio, me atiza hostias el frío pero ¡soy libre! Veo a un mendigo y no se me ocurre otra cosa que darle el sandwich. Ya sabemos que si de verdad lo pasa mal, aceptará ¿no? No sé si es un pensamiento pueril, simplemente se lo doy. Tras la entrega, ya feliz y distendido, me alejo de allí hasta que una explosión sacude mis espaldas. Del susto me doy la vuelta, ¡qué inconsciencia! Veo tras de mi al pobre mendigo chamuscado y con humo saliendo cómicamente de sus ropas. Está bien, porque respira y dice que le da gustito no pasar frío al estar churruscadito. Pero yo temo lo peor. Me acerco, y compruebo atónito como yacen los restos del sandwich sobre la acera. El pan troceado ha llovido sobre más de un par de metros cuadrados, y entre esta siniestra nieve se ven los restros pútridos de una lechuga quemada y del queso convertido en chicle pisoteado. "¡Nooo!" grito y exclamo a los cielos. ¿Quién habrá podido usar a ese mendigo para atentar contra mi bocata? ¿Será un aviso del destino para no hacerse almuerzos en vano? La resolución de este misterio no podría ser más desolador: nunca lo sabremos. El sandwich de el día siguiente me lo comí.

domingo, 21 de noviembre de 2010

8.06.22 (092) - L'arc de Sant Martí

Fred i son


Un jueves de estos salí de allí con la mente estampada en la acera pero la mirada un poco más alta. Suele ser al revés.

Bajo estas condiciones no se dan más que borrascas. Quién tiene manos tiene tentáculos y quién tiene tentáculos tiene mi frustración deseando cortarlos. Está claro que no es una forma de andar por la vida. Pero por suerte es una excepción.

Ahora lo que estilo son los saltitos. ¿Para eso están dibujadas las aceras, no? Se puede jugar al tetris y escapar de las baldosas de cierto color. Lo mismo da, lo único que importa es bailar con el buen tiempo. A cualquier tiempo buena cara.

A veces no somos capaces ni de escribir nada decente. A unos se les atasca la chimenea, a mi se me enredan los nervios por todas las tuberías. Pero en parte es porque estoy ocupado. Soñando. Que cuando camino salto y bailo por donde quiera. Aunque eso lleve a ninguna parte.

¡Al menos me lleva!

lunes, 18 de octubre de 2010

8.06.21 (091) - Con los ojos en paz // I Want The World To Stop

Cecilia
Con los ojos en paz, en Spotify
Letra!


Viernábado 223 de Octubre de 2010.

¿Cómo voy a invitarte a bailar? Si ni tan siquiera se dar dos pasos en línea recta o en línea torcida-pero-que-así-ha-de-ser. Soy arrítmico de patas para abajo, de cabeza para adentro y de corazón hacia todas partes. Sería mejor desistir casi antes de pensar en proponerte atropellarte esta noche. A mi no me importa hacer el ridículo pero a ti no te quedaría nada bien: con lo guapa que estás ¿A qué vengo yo a destrozarlo de ésta manera?

Pero también es cierto que hoy no es 2322 de Octubre, y ni siquiera vale la excusa de "ayer ni te conocía", porque ayer es dentro de tres días. Se mire por donde se mire, cuento con una gran ventaja, la del tiempo que todavía no ha sido. En ésta dimensión tal vez pueda mandar yo, ponerme a saltar y al mirarte impulsarte a saltar más alto. Y prometo saltar sin que se me caiga la cabeza entre las piernas y agarrarte y llevarte más alto para que de tanto mover la cabeza se te metan los ojos en los pelos. Cuando acabe el creschendo se chasquean los dedos y el peinado vuelve a existir. Y nosotros a reír.

Bueno, dejo de teclear que mi cabeza ya viaja hacia Madrid.

Belle & Sebastian

Letra!

domingo, 17 de octubre de 2010

8.06.20 (090) - Calvi

Sambassadeur

De repente sabes que sueñas y estás dentro, pero es todo tan "Como podría ser", que asusta su ficción.

Tantas concepciones sobre la sociedad y la personalidad de la gente. Tantas creencias de que todos pueden cambiar, de que los que son malos porque pueden y porque son transgresores y lo puto peor, y tantas aceptaciones de los aburridos estándares y la existencia de la mezcla de los que deciden olvidar y los que creen que no podrán, para que luego lo que es real parezca tan ambiguo porque un sueño te ha dicho que podría haber sido distinto y lo irreal podría ser lo que sucede de verdad.

Y te levantas llorando porque no puedes cambiar si eliges o te imponen la soledad, y porque en el fondo echas muchísimo de menos a muchas personas que nunca quisiste echar de menos, pero simplemente se van. Y a veces tienes algo de lo que arrepentirte, pero otras veces simplemente no.

Cuando se pasan el llanto y la ansiedad aceptamos que así es la vida y no hacemos nada más. Que la soledad nos acompaña a todas partes. Que unos saben beber u olvidar, otros saben follar, y otros no sabemos ninguna de las dos cosas.

sábado, 9 de octubre de 2010

8.06.19 (089) - Layers

Asobi Seksu


Está como ausente. Ahora mismo se le podrían dar hondonadas de ostias con rock and roll que él seguiría bailando esa forma tan arrítmica y tan sin presencia. Está tan ignífugo que ni aún regándole de alcohol la sangre le podríamos hacer arder de rabia. No es sólo que su mirada esté perdida, es que tal vez esté completamente congelado.

Claro que lo estoy. Y no es que no oiga a las guitarras de fondo; pero es que aquí donde verdaderamente estoy tengo las zapatillas hundidas en medio metro de la más blanca de las nieves y no pienso más que en divisar al cervatillo al fin. Me he venido a este pinar a bailar para evitar "que la iconoclástia destruya los jerseys de punto con siluetas cerfiformes", delirium dixit.

No sé sabe cuanto rato más tarde se asoma a bailar en La Realidad una chica M con las mangas de su camiseta blanca XL 20 centímetros por debajo de las manos. Ahora toda la moda se conecta. Ahí podría meter él la cabeza y usar la manga de escafandra. Ahogarse contra la tela de la manga como cuando se muere de asfixia con una bolsa de plástico. Esperando que ella bajase su brazo por la manga hasta levantarle la nariz dándole del aire que le baja por el brazo. Así se acabaría por dormir.

¡Lo he visto! En vez de saltar es más sensato zambullirse totalmente bajo la capa de nieve. Buceo aguantando la respiración, que la nieve podría escarcharme los bronquios. De repente me choca la cabeza contra el tronco de un pino; pero al menos me ha dado tiempo de interceptarle una pierna. Seguro que lo comprende y no intenta huir. Nos acurrucaremos debajo de este árbol, abrazados, y nos pondremos a dormir.

miércoles, 29 de septiembre de 2010

8.06.18 (088) - Ask Me No Questions

Bridget St John

Letra!


Tengo un arrebato últimamente cuando paseo con mi iPod de vuelta del trabajo. Es un dedo; dedo que apunta a un recuerdo y a varios "podría ser", abstracteces que se estiran por mi mente hasta cubrirla entera, poniendo encima cubiertos, platos de plástico y sandwiches para el almuerzo. Y en este picnic hay hasta hormigas que neuronean y hurtan migajas de ideas, surgiendo una cosquilla. ¡Y claro que da risa! La cosquilla en mi imaginación es como mi megalomanía bohemia de toda la vida, pero esta vez sobre un mantel de cuadros, con bricks de esos de zumo de 330 ml y la inmensa alegría del otoño como plato principal.

Meriendo canciones que hablan de meriendas, y en general todas las canciones que te pondría para merendar. Zampo discografías porque quiero dártelas de probar, soñando probar de las tuyas, a ver quién es el primero que no puede más y con la boca llena dice Pim-Pam-Plona hasta que se le salgan Los Ginkas de la boca.

Y sueño que al recoger lo metemos todo en una cesta y nos lo llevamos todo corriendo a casa. Porque va a llover. Pero aunque tenemos un paraguas filmográfico para protegernos de esta lluvia todo me falla cuando tengo el momento de estirar el brazo y decirte: "Ven conmigo". Ni en sueños me creo que te vaya a convencer.

lunes, 6 de septiembre de 2010

8.06.17 (087) - Septiembre

Niza

Letra

Es como esos muñecos tan Mr. Potatonianos a los que les regabas y les crecía pelohierba en la cabeza. La casualidad vino con una pipeta y me sembró una persona. Lo que pasa es que la gente tiende a crecer hacia el interior del cuerpo, desde la realidad al subconsciente.

En mi caso, como eufórico que soy, en seguida se me nubla la visión porque la persona al crecer su cuerpecito me tapa los nervios ópticos, se apodera de mis ideas y asoma la cabeza por la mia constantemente. Ansiedad que nutre y alimenta.

Y ahora estamos en tiempo de barbecho. Cuando pasa un tiempo y la frustración hace cambiar la ansiedad por resignación es cuando miramos a las plantas que están secas y pensamos ¿Estaba tonto yo?

Pero no siempre es así... No todo se pudre. A veces te encuentras con una persona adulta nadando por tu mente, por tu subconsciente. Ha llegado al centro del cerebro y se ha soltado del cráneo para nadar durante toda la eternidad por el éter de los recuerdos, la melancolía y la imaginación.

Hoy, al mirarte a los ojos he saltado al oscuro agujero de gusano que hay dentro de su inmensa oscuridad y me ha engullido en un viaje hacia mis propios sentimientos. Y ahí estabas tú, tan hermosa y dulce, sonriendo hasta cortarme la respiración, atándome todos los besos que nunca te he dado en un nudo a mi garganta. Y entonces olvido cómo abrazarte. No, espera. Recuerdo cuánto me gustaba abrazarte. Lo que olvido es cuánto duele.

jueves, 2 de septiembre de 2010

8.06.16 (086) - Sólin Mun Skína

Rökkurró

Todos tenemos derecho a que se nos salgan los ojos de las órbitas y a caricaturizar en aullidos internos la sangre (referencia nipona) saliendo a borbotones por la nariz. No hace falta decir lo delicioso que puede llegar a ser el cuerpo humano. Pero a veces parece mentira que se haya creado un estándar superficial y la gente encima lo considere universal.

Lo que a mi más me gusta rara vez se me complace en el cine, la televisión o la publicidad en general. Y exijo mi derecho a cansarme y extasiarme de la voluptuosidad que desee. En el cine por ejemplo hay poco que destacar: Scarlett Johansson en Scoop, Mia Lyhne en The boss of it all, o Charlotte Gainsbourg en La science des rêves. Poco más.

Volviendo al mundo real, me gustaría tener permiso para retar a quién me de la gana a un duro pulso con la mirada para comprobar las diferencias entre ambas pupilas cuando éstas no son reflejos del mismo espejo. En general, la antisimetría es bella.

Algo que me encanta también es hundir las falanges en los sacos de pelos, suaves y mullidos, de las leonas más exuberantes que conozco. Y perder en el buceo las yemas de mis dedos. De la nuca a la parte superior del cráneo quiero arar yo mismo la cosecha. Recolectar el olor del Fructis o lo que sea que haya nutrido esa selva negra.

También tengo que aprender es a provocar más sonrisas. De esas tan risueñas y vergonzosas que alzan la vista al cielo y acaba atardeciendo sobre las mejillas, en dos semicírculos de abrumadora ternura. Ser un buen maestro de la comedia a cambio de una definición mejor que la del diccionario de la palabra "risueña".

¿Y qué decir del filtro labial, y unas grandes mejillas con la nariz a juego? O de unos michelines almohadísticos (De almohada) y mucho mejor puestos que unos aburridos vientres planos. Y de lo dificil que es sobrepasar el metro setenta sin ponerse deforme. O simplemente demasiado grande. ¡Que las palabras japonesas "kawaii", o la inglesa "cute" sean las mejores para definir una buena belleza! Y aprender que el Photoshop mejora las fotos, no a las personas.

Hay mucho que decir, la verdad. Pero espero que no me hagáis mucho caso. Que me gustaría seguiros sorprendiendo con esta sencilla honestidad.

sábado, 28 de agosto de 2010

8.06.15 (085) - Svanur

Rökkurró


Me estabas esperando en la esquina de aquella parada de metro. Esa en la que cuando son las cinco de la tarde el sol sólo ilumina la mitad de ese edificio y así parece que la mitad inferior y la superior sean de distinto color. Estabas preciosa, con una sonrisa deslumbrante. Yo te regalé la mía mientras llegaba a tu lado. Te besé con una mano en la cintura y la otra casi en tu cuello, intensidad in creschendo, y comenzamos el paseo.

Me estabas esperando en la esquina de aquella parada de metro. Esa en la que a las nueve siempre hay una señora paseando a media docena de perros a los que les gusta mear cerca de las escaleras. A mi me da absolutamente igual, estoy mirándote ese rostro misteriosamente iluminado con una preciosa sonrisa símbolo de la colonización de la ternura en la humanidad. Te regalo la mía mientras llego a besarte y a rodearte con mis brazos. Luego comenzamos el paseo.

Me estabas esperando en la esquina de aquella parada de metro. En esa donde a veces se reunían unos otakus con camisetas o juguetes que la gente se quedaba mirando. No sé si realmente valían la pena, porque estaba centrado tanto tu sonrisa que no quería apartar la vista de ella. Finalmente llegué a tu lado, te devolví la sonrisa, te besé, e iniciamos el paseo.

Me estabas esperando en la esquina de aquella parada de metro. En esa dónde la señora de los perros repetía su paseo. Quedaban tres cuartos de tu sonrisa. Yo te devolví el 200% de la mía. Beso. Paseo.

Me estabas esperando en la esquina de aquella parada de metro. Donde aquel edificio de falso bicolor daba las 5. Yo buscaba ángeles en tu rostro pero estaban todos en una charla de alcohólicos anónimos. Lo intento, pero mis sonrisas ya no sirven y no te hacen sentir nada. ¿Qué es un beso? Paseo.

Y así nosotros morimos como un nosotros.

8.06.14 (084) - Since I left you

The Avalanches

Tarde, mal y (casi) nunca me presenté desaliñado, con varios botones sin poner y varios dobleces por donde claramente no correspondía su existencia. Estaba ajado, y antes incluso que saludar, tuve la necesidad de excusar mi zarrapastrosería.

"A la espuma de afeitar la he alistado hace poco en el ejército. Es nueva, y por eso todos sus compañeros le hacen las novatadas típicas de estos primeros días. Yo he tratado de impedírselo, pero no me escuchan la mayoría de las veces, con cualquier orden en general. Por ejemplo, ya en muchas ocasiones le he pedido al grifo que sacase agua fría y él siempre la ponía a hervir. Obviamente ante este panorama no tenía mucho sentido insistir en la disciplina, y así ha pasado lo que me ha pasado hoy.

Tenía que haberlo visto porque de unos días a aquí se han producido una serie de incidentes que ahora puedo calificar inequívocamente de petites mutineries: El cepillo de dientes se suicidó tirándose al suelo y tuve que reemplazarlo por resultar imposible la desinfección, la cistena se puso en huelga y hasta el papel higiénico era reticente a hacer su trabajo; aunque esto es culpa mia por ir dejando los cadáveres de sus compañeros encima de la cisterna.

Tal vez por ello, y sabiendo lo especial del día de hoy, decidieron vengarse todos a una. Primero la espuma, tal vez coaccionada por su condición de novata, decidió obsequiarme con unas molestas bolsas de aire cuando se dispersaba sobre mi piel. Con el terreno así de preparado, no le costó mucho a la cuchilla de afeitar agarrarme ciertos pelos resecos y levantarme la piel con ellos. Cuando traté de curar mis heridas con recortes de papel higiénico, éste se precipitó impregnado en sangre sobre el pecho de mi camisa, lo que explica la aparición de este primer frente de manchas. Luego, al recortarme el flequillo, las tijeras, con muy mala baba, se llevaron por delante un cacho de mi manga. Esto explica las dobleces disimulatorias del sector septentrional.

Resumiré para acelerar. Un complot gustativo de la pasta de dientes me ahorcó una gárgara, y por eso tengo este gran derramamiento tan a gusto sobre el pantalón. Las cordilleras de mi espalda tienen su origen en un enganchón con la puerta del baño. Muy violento el enganchón. Y el retraso horario está más que justificado por el atentado final del váter engulléndose el bonometro, que yo creo que colaboró asomándose de más por el bolsillo."

Y ya está. La noche me ha envuelto en una repugnánte crisálida veraniega de humedad, y aunque me siento recién salido de una batalla contra un monstruo semi-aquoso echo de mierda, yo solo pienso en buscarte una sonrisa y en resolver la más importante de todas las dudas: ¿Me creerás?

8.06.13 (083) - Albatross

Sambassadeur

Se acabó. Éste será mi último colapso. No habrá más visualizaciones desmoralizantes ni piernas temblorosas durante horas. No habrán lágrimas no invitadas y luego que pasen de mi culo cuando las quiera ceder el paso. No habrá pánico ni menosprecio ni autocomplaciencia ni autocompasión. No habrá manipulaciones de la realidad, ni derrumbe de las dignidades. No habrá súplicas. Ni tan siquiera pensamientos. Puedo dejar atrás esta ansiedad. Escribirla para destruirla.

Miento para dejar de hacerlo. Para no volver a negar ningún tema por simple pánico. Seré invulnerable a todo. Des-sinviviré sin vergüenza. No necesito a nadie.

La última vez que lo que no cura, mata.

sábado, 21 de agosto de 2010

8.06.12 (082) - Shadows

Au Revoir Simone (Jens Lekman Remix)

Letra!


Nadie puede negarte nunca tu excusa; la argumentación a la que sometes todas tus indecisiones: eres libre. Quieres querer y quieres más de lo que puedes tener. Y cuando lo acabas consiguiendo, hay que admitirlo, es algo digno de admirar. Debería de aprender de tu combate imposible, en vez de procastinar y ser feliz con cosas sencillas.

La próxima vez que me atreva a invitarte a tumbarnos en el césped, a pensar sin pensar (lo que sería deconstruir la realidad), sin beber, sin bailar y sin tirar intenciones por todas partes, alguien lo volverá a estropear.

Tal vez sea yo cuando arquee unas cuantas intenciones de mi cuerpo al tuyo y tú las reflectes del tuyo al suelo. O tal vez seas tú, cuando dejes de estar presente y te vayas a bailar con los que saben hacerlo o no les importa no tener ni puta idea. Chicos malos.

Y esta es mi excusa para sinvivirte.

domingo, 25 de julio de 2010

8.06.10 (080) - Minusvalía

Astrud

Letra (enlace)


Estaba yo hablando de economía (entre montañas rocosas servidas de comida para las vacas y hondos valles hechos casa de ríos que al Esla llegan secos en verano (porque los cuerpos de las nieves desaperecieron hace tiempo) bla, bla, bla...) y volvió a pasar. Pensaba en la microeconomía del pueblo de aquel pastor, del valor del producto saliente de aquellas ubres en el mercado, y del futuro de decenas de pueblos destinados a la extinción. Y estaba queriendo que no mueran, vivir un poco de y con ellos, traerte de viaje, caminar por los caminos de esos montes y descaminar entre los bosques luego.

Te lo dije inmediatamente con un mensaje enviado desde una recóndita isla de cobertura. Y mientras lo reescribía por tercera vez, me daba cuenta de que todas aquellas palabras que deconstruía por vergüenza y automoderación no me decían más que un echar de menos aterradoramente sincero. Puedo decirte docenas de veces que te echo en falta, aunque para tu alivio tan solo una irá de satélite en satélite hasta ti. Pero que sepas que es terrible teclear la misma realidad un buen puñado de veces sin que pierda ni el mas mínimo ápice de veracidad.

Ahora siento metapánico. No de que no tengas ganas de que te acribillen las rodillas los mosquitos, de que te acosen ordnas de moscas o de que una hora en coche o en tren sea un trayecto demasiado largo (eso no sería meta-). El terror es sobre la sencillez con la que esta mierda sale fluida. Tengo ideas en un lado del tubo y en el otro sale chorizo ya prensado. Una hogaza. Un tapete para jugar a las cartas. Leche de vaca de la casa de enfrente. Diluir una nostalgia con otra, a ver si ambos recuerdos me saben a Nesquick/ColaCao. Y el pánico lo mojo como tostadas con miel. A tu salud, mis deseos.

lunes, 12 de julio de 2010

8.06.09 (079) - I Will be

Dum Dum Girls

Eres mentira, pero no me importa en absoluto. Te puedo conjugar. Puedo tenerte en un tiempo y en espacio concretos a mi relatividad aunque tengas libertad e indeterminación. Te puedo estar dando la mano y a la vez que siga fluyendo el caos. Me gusta, me sacia. ¿A ti también te gusta esta forma del plural?

Ojalá fueses agua para que te quedases en gotas por la almohada. Algo concentrado que pueda durar mucho tiempo. De las últimas croquetas no queda ni pan para empanar los restos, pero al menos conservo un buen sabor de boca. Es un extraño creschendo, porque recordemos que todo salió mal y se me quedaron muchos huevos por batir. Pero a pesar de todo he de decir que eres de todas las formas exquisita. Se me está precocinando una curiosa melancolía. Ahora mismo te quiero guisar.

Ahora me veo virtuoso con mi colección de grandes engaños. Soy violinista en el teatro, y bailarín de las azoteas estrelladas. Soy cocinero de los tópicos de la noche y anarquista cuentacuentos de cuentos para alienígenas. Y me voy a quedar todas estas paradojas en mi ego. Que no se diga que el mundo no me brinda suficientes mentiras para seguir soñando.

domingo, 4 de julio de 2010

8.06.08 (078) - Rise Up, Careful

Bodies of water


Respondiendo al comentario: No me gusta que me hagas sentir de mentira (lo haces sin querer). Y lo bohemio es ahora lo único que tengo.

Hay dos modalidades de fotos que a veces me aburren y no soporto.

Modalidad Primera: Nos vamos a extinguir. Somos fútiles y perecederos; pero los monumentos que hemos hecho y las entrañas de estas calles van a estar siempre ahí. Y yo, miguita cósmica, he estado aquí. Estos 712 KiloBytes lo demuestran.

Modalidad Segunda: Somos la alegría. Somos la noche. Somos el alcohol. Somos el estereotipo. Somos estándares de facto. Somos la amalgama, la corriente y la regularidad. Somos nuestras entrañas y somos nuestras pollas. Y estamos locos. Porque somos una pose de locura.

Pero luego llegas tú (y tú... no es exclusividad de una sola persona) y parece que estés viva. Que hoy haya sido Domingo y lo hayas vivido. No digo que hayas querido y compartido, ¡que va! ¡Muchísimo más! Ha sido un día y lo has vivido. Tienes un recuerdo y una sonrisa sincera para demostrarlo. Porque estás viva y eres de verdad.


Yo quiero, quiero, quiero y no puedo. Pero te voy a dar las gracias. Porque yo sé que algún día podré. Porque soy más listo que todas esas fotos. Y si tú lo has conseguido yo también podré hacerlo, aunque sea sin ti.

No necesito a nadie para ser de verdad.

8.06.07 (077) - Bye Bye Cellphone // Chinatown

1973 - Bye Bye Cellphone

La Libertad. No tenemos a Libertad. No si queremos hablar de La Libertad.

Afronta la soledad, afronta las relaciones que mantienes con el resto de la gente y dime por qué no. No sé qué estás esperando. Nada va a llegar a demostrarte que estás en lo cierto. Ese es el sino del ser humano. Lo que esperas de los demás es una gran mentira. Lo que esperas, y La Libertad.

Yo no puedo evitar echarte esas miradas de reojo, rozarte la mano sin querer y luego sentirme como un imbécil. No puedo evitar recurrir siempre a la misma analogía entre tus labios y los carnosos y sabrosos gajos de una mandarina. No soy libre para cambiar mis obsesiones y no tengo libertad para dejar de pensar en ti. Pero tú si tienes la libertad de dejar tus frustraciones y perderte como hacen los bohemios de verdad. No es que tú seas más libre, es que tu eres aún menos libre porque te defiendes con el corazón en un puño contra la poca Libertad que los humanos tenemos.

Puedo tratar de ponerme cursi para convencerte, aunque al final la esclavitud a la que estoy sometido cuando te miro hará que me ponga romántico sí o sí. Pero eso es porque os quiero. A ti y a mi parte reducida de La Libertad. ¿Necesitas usa tesis en Filosofía del Lenguaje para dejarte besar?

Wild Nothing - Chinatown

martes, 22 de junio de 2010

8.06.05 (075) - Die Slow // Dusty

HEALTH - Die Slow



7 de #FF0000

Querido Diario,

hoy me he quedado sin hambre. Me he levantado y cuando intenté desayunar me he dado cuenta que dan asco los cereales, las galletas y el pan. Los he guardado todos en la balda más alta del armario más inalcanzable. Lo curioso es que me sentía como Moisés alzando los mandamientos de Dios. "Crunch de Nestlé. No probarás." Algo así.

Me he pasado toda la mañana sentado en el sillón frente a una televisión apagada. Cuando al fin llegó la hora de comer, he ido a la cocina y he desenchufado el frigorífico. Luego me he vuelto a sentar en el sofá. Las paredes no se carcomen. Se ve que me falta mucho para exteriorizar a mi verdadero yo.


9 de #00FF00

Querido Diario,

creí haber sentido una contracción muscular en el estómago, y debido a la nueva megalomanía otorgada por mi repentina fé en Dios (por el episodio de ayer) lo interpreté como una señal divina para impulsarse a comer. Comprendí mi fracaso como mesías sentado en el retrete. Ni tan siquiera hice fuerza. Simplemente sentí que me iba.

En un momento de ignominiosa dignidad, me avergoncé por no ser capaz de contribuir mejor con la sociedad y decidí probar a ofrecer más cosas al mundo. Me puse a masturbarme frente al espejo perdiendo la mirada entre mis cuerpo, mis ojos y las manchas que hay en la superficie del espejo. Cuando logré salpicar al mundo con algo diferente respecto a mi anterior contribución, me pregunté si realmente aquello era un progreso. Comprendí que lo único supuestamente más elevado que me podía entregar semejante acto era una oferta en una empresa de limpiacristales. Pero es que el amor al trabajo me parece denigrante y no quiero mezclar el sexo con una ocupación profesional.


11 de #0000FF

Querido Diario,

ayer no hice nada. Es un hecho irrepetible en la historia de la humanidad. No oigo a nadie celebrarlo.

Decidí levantarme de la cama y viajar hasta el sofá. Hoy las paredes si que están carcomidas, el techo lleno de humedades y los muebles degradados en forma y en color. No sé si me he exteriorizado ya o es que la putrefacción de la comida que los insectos comen por mi me ha drogado mientras dormía. Me gusta.


12 de #FFFF00

Querido Diario,

volví a sentarme en el sofá. En vez de tomar consciencia de mi mismo, esta ya tan experimentada práctica me ha otorgado el control del exterior. En vez de exteriorizarme creo que he interiorizado todo lo que hay a mi alrededor. Así aparezco viéndome hasta desde fuera. Me siento ante mi mismo, y me observo con la cabeza abierta con un corte limpio. Mi cerebro asoma como el fruto de una nuez podrida. Me acerco a tocarme las ideas con el dedo. Están secas y ásperas. Parezco inanimado. Me miro a los ojos y los observo grisáceos con la mirada perdida en el otro extremo del salón. Miro hacia el mismo punto al que estoy mirando y me detengo en esa posición durante varios minutos. Luego, repito la interiorización recursivamente varias veces hasta llenar la habitación de yos.

He logrado no irme a dormir.


14 de #FFFFFF

Querido Diario,

ayer fue un día glorioso. Salí a la calle desnudo, con la cabeza descerebrada (literalmente, ya sabes, la nuez) y oliendo a comida podrida. Como estaba repetido muchas veces me he dedicado a saltar contra todos los escaparates de las tiendas que encontraba. A pesar de mi estado desnutrido, ha sido todo un éxito. Los cristales siempre se rompían, se me clavaban por el cuerpo y lleno de sangre destrozaba toda la tienda hasta que caía muerto siempre cerca del mostrador. Exultante.

Con la última de mis conciencias vivas, he cogido una Moleskine y un bolígrafo azul y me he sentado a escribir un diario en el que me imaginaba que hubiese sucedido si hace 7 días la apatía me hubiese dominado y hubiese dejado que todo se fuese a la mierda.

Nadie me ha detenido.

Khonnor - Dusty

viernes, 18 de junio de 2010

8.06.04 (074) - Break up girls!

The Raveonettes



Aterrizo la yema de mi dedo índice sobre la agenda cultural y marco con la grasa que despide mi piel un rastro entre todas las actividades que se me declaran aceptables para mañana Sábado.

A parte del cine, al que podemos entrar agarrados del brazo a ver las calamidades llegar; tenemos por ejemplo una velada de Jazz en el Jardín Botánico. Presupongo que tendrá una terraza en la que uno se puede a tomar un Nestea cruzando las piernas una sobre la otra, fingiendo que te toco la mano por accidente, aprovechando este regalo de viento fresco que no me esperaba para este Junio y aliñándonos un bello atardecer con buena música de fondo.

Aunque no sea así, existen una gran cantidad de alternativas que podemos pasar por nuestros hombros sin problemas. Podemos sentarnos, a brazos pegados, en las butacas de cualquiera de los teatros de esta ciudad a ver la otra que nos quieran presentar. Hay cafés-teatro de mesitas para tomar algo que te obligan a estar muy cerca de la otra persona y conciertos en los que vigilas con una burbuja imaginaria a la otra persona para que no se vaya a perder.

Vaya, he encontrado el mínimo común múltiplo.

No se me escapan todos esos viajes en cercanías que siguen estando allí. Que me dejan dormido en sus vagones esperando llegar a tu parada. Y me acuerdo de mis histriónicos viajes en la Alta Velocidad en posiciones surrealistas, como gritarte en medio de un puente que no te vayas viendo como lo cruzas en horizontal y yo con ganas de desaparecerme en vertical y hacia abajo.

Levanto el dedo del papel. Será que me hago mayor, pienso. Luego, observo que mi mano no tiembla y siento que quiero verte de igual manera que siempre, pero sin la ansiedad habitual. Apruebo mi reflexión, y vuelvo a escrutar con el dedo alguna actividad con la que soñar. (Y si no quieres venir, no lograrás que me arrepienta más. Tú sabrás).

domingo, 13 de junio de 2010

8.06.03 (073) - Luego vendrán los madremías

Klaus&Kinski
En Spotify
Letra!


Roberto habría preparado la cena con concienzudos rituales y preparativos para que todo estuviese perfecto. Perfecto en base a un juicio aleatorio de alguien que no era él, pero perfecto al fin y al cabo.

Cuando ya estuvieron todos los invitados (su hermana y su marido; su mejor amigo y su prometida), se excusó poco después de haberlos dispuesto a su gusto por el sofá y las sillas del salón, y fue a la cocina para preparar los brebajes y pócimas mágicas para la velada. Vacío una lata de Nestea en un vaso ancho, llenó de champagne una copa larga, derramó Coca-cola sobre un bol, llenó de agua una jarra adjuntando un vaso para completar el conjunto e hizo brotar el Mimosín y el detergente en una taza de Mickey Mouse. Colocó la procesión sobre una bandeja de plástico monocrómica e impoluta y desfiló con ella hacia el salón.

Entró triunfante bajo la batuta de unas trompetas imaginarias en el blanco salón ikeaniano, que se había construido para si mismo sin siquiera pensar cuanto odiaba ese color, y tras colocar la bandeja sobre la mesa repartió sus cualidades líquidas de anfitrión entre sus huéspedes. A todo el mundo le extrañó el olor que expedía Disney, pero nadie se atrevió a decir nada. Roberto se sentenció: "Salud", y tragó su espeso cianuro.

Se estremecieron en su mudez demasiado tarde. La cabeza de Roberto se precipitó sobre la bandeja y en el impacto el Nestea salió volando, la jarra volcó anegando todo lo que había sobre la mesa y el sonido del cristal durante la entropía agarró al silencio por el cuello y le frotó con el puño la cabeza. ¿A que eso jode mucho?

Por lo menos tenía los labios muy muy suaves y la lengua parecía ser plástico de burbujitas. Su cuerpo perdió a dónde mirar y, ¡pof!, su cuerpo entero se convirtió en el osito de Mimosín.

martes, 8 de junio de 2010

8.06.02 (072) - Segundo premio

Los Planetas

Letra!

Audrey Hepburn, Humprey Bogart, Sean Connery, Shirley Maclaine y Jack Lemmon.

Audrey, no se te puede dominar. Lo sé muy bien, porque he conocido a otras Petite Hepburn antes. Pequeños desastres pseudoesquizofrénicos. Y no se os puede dominar. Ellas ahora están muy lejos y yo no sé dónde acabarás tú. Pero no voy a hacer nada más.

Sois como niños. Lo siento porque veo un amor visceral. "Mira lo que la quiero", me dijeron ayer mientras se sacaban las tripas para mostrármelas. Yo ya lo sé. Yo ya lo he visto. Yo, mientras, sólo soy un niño por empalagosidad o para llorar. Y cualquier entraña me resulta superficial. No pienses que con eso me siento mejor.

Al menos ahora creo que soy yo el más fuerte y el más mayor. Pero tampoco quiero hacer de padre. Humprey, Sean y Shirley no lo harán. ¿Por qué me toca a mi? ¿Es eso todo a lo que puedo merecer? No.

Estoy enfadado.

Jules & Jim & Árbol.

Tolerancia. He aceptado la Sha la la la la la la La Gran Mentira (Perdón por la cursilería ¿O no debería pedirlo?), y podría jugar a esta lotería con casi cualquier combinación. Aunque todavía espero por lo menos el reintegro. Tal vez por eso me haya tocado este papel: el de árbol.

Creía que era Jim, pero me han robado el papel. Ahora no te creo cuando dices que me mantienes el salario aunque sea parte del atrezzo.

Disfruta, antes de que... Bueno, no voy a spoilearte la película,

Neus.

lunes, 31 de mayo de 2010

8.06.01 (071) - Ronnie O'Sullivan

Klaus&Kinski
Letra!


Qué maravillosas aquellas infantiles aventuras de amor y sacrificio: Pájaro conoce a mano que da de comer y salen ciento volando.

Yo recuerdo que de niño corría con el culo al aire empuñando una espada de cartón, un escudo de hojalata y un casco de papel. Y así pasa lo que pasa. Que llueve, cuando el sol el reflejo te ciega y te acaban dando por culo. Es tan obvio que no tiene gracia.

Qué atroz paradoja llena de humor negro. Luego uno se pasa la vida como un niño y fingiendo saber fingir.

Esta vez no voy a mentirte con lo mismo. Haga lo que haga me pongo en obvio y resulta demasiado evidencia. Sé que me repito, pero te lo digo con dislexia a ver si así te suena a novedad.

Me encanta que... ... no, mira, mírame a los ojos.

lunes, 24 de mayo de 2010

8.05.24 (070) - The Ego's Last Stand

The Flaming Lips

Letra!


Soy autocontradictorio. A ver cómo me lo tengo que llevar y a ver quién va a querer llevárselo de oferta. Soy una ganga, y lo barato sale caro.

No soporto todo porque no aguanto nada y me gusta negar el negativo. Lo que hace un momento era la panacea ahora se queda en paracetamol. Qué mediocre es eso que te hace tan especial. Qué trascendente es todo lo que hay en ti. Un todo nunca puede ser trascendental. Me he vuelto a (a)negar. So abyecto.

Cada día estoy más orgulloso de desconocerme y me aterra saber por dónde van a salir las culatas. Eso es porque me gusta que los tiempos cambien. No soporto seguir igual que siempre.

Primero todo es pop. Luego toda muestra de afecto es reduccionistamente cursi. Nada es trascendente, nada es casual, nada es sincero y nada durará. Luego sólo quiero que me escuches y soportes la verdad venir. Claro, al final pondréis cara de pena y pensáis "¿Cómo puede alguien soportarte?" y no lo puedo contradecir.

¿En qué quedamos? ¿Estamos solos por resignación o por propia voluntad?

domingo, 23 de mayo de 2010

8.05.23 (069) - Hecha Trizas // Querido Miedo

Pauline en la playa
Hecha Trizas en Spotify
Letra!



Hacer trizas los recuerdos, y volver a empezar...

Hacer trizas los recuerdos, y volver a empezar...
El concierto de Serpentina fue alucinante: Me sentí como un niño al que le contaban un cuento en forma de canción.
Cuando el concierto acabó entré en un terrible shock: el de la vuelta a la realidad. Tenía dos opciones: O irme con la cabeza baja o bailar con la cabeza baja.

Hacer trizas los recuerdos, y volver a empezar...
Y encontré a una chica en un grupo sencillamente guay (¡y en él estaba la cantante de Serpentina!). Su mirada era preciosa e inspiraba algo que casi nunca nadie sabe inspirar: sinceridad y bondad. Tras cerciorarme varias veces de que la mirada seguía ahí por mucho tiempo que pasase (Un momento, ¿Me estaba mirando también ella a mi?) decidí hacer algo, fuese como fuese. El tiempo no paraba de pasar y sabía que mucho tiempo no aguantarían y se acabarían por marchar.
Diría que estaba nervioso, pero simplemente fue así: me acerqué al grupo, la miré a los ojos, y la saludé.



Serpentina

Letra!

lunes, 17 de mayo de 2010

8.05.22 (068) - Loftið verður skyndilega kalt

Ólafur Arnalds



Ya tenía planeado escribir sobre un beso cuando vi en el Facebook de Marina (ésta vez la de verdad, no una fruto de mi imaginación), como imagen de perfil, este precioso cuadro de Francesco Hayez.


Una megafonía en mi subconsciente lleva un par de semanas radiando un fragmento de una canción de Sabina en modo bucle. "Si pudiéramos amar como animales", dice, si volasen los dragones. Y lo que me evoca, el producto de la transmutación de lo semántico a lo conceptual y de lo conceptual a lo tangible (al menos mentalmente); es a una pareja encerrada en unos mal llevados 5 metros cuadrados, atrapados ante la lluvia y el calor al mismo tiempo. Con ella debajo, desaliñada y con el pelo empapado en su propio sudor se inicia el ritual concreto de esa fracción de sexo a la que llaman beso:

Ella se está dejando dominar. Desvanecida de su propia consciencia y sin embargo más consciente que nunca de si misma, se deja recorrer la espalda como si después de exhalar se fuese a caer contra la almohada y a no levantarse nunca más. Él la roza de abajo a arriba por la espalda como si al tratarla con delicadeza fuese capaz de abrirla de punta a punta hasta reintegrarse al fin con cálido útero que le obligaron a abandonar.

Y al final, cuando ambos han subrayado una vez más todas estas sensaciones como objetivo y motivo único de toda su existencia, se tienen frente a frente, demasiado cerca, con las manos muy pegadas al rostro del otro arqueadas como si hubiesen atrapado una libélula sobre el filtro labial. Y, no es nada nuevo, se van a besar.

Yo no sé en qué se diferencia ese gesto de llorar. Llorar con alguien, eso sí.

Tenemos dos animales muy pegados que en cuanto se descuidan y empiezan a pensar en la vida con un mínimo de seriedad no pueden evitar sentir un pánico que no saben cómo disimular. Y se les ve toda la jugada, ambos destruidos y claudicando ante el otro, a ver si cumplen el pacto de no agresión y el instinto se los lleva fuera de toda lógica sin más.


Me estremeció el cuadro de Hayez.
De todas formas, cuando trato de mirar la escena desde la primera persona, aunque el texto sea el mismo, siento que acabo condenado a otro beso muy distinto. El de Magritte.

lunes, 3 de mayo de 2010

8.05.21 (067) - Tú lo que tienes es ansiedad | Saeta de miedo me da

#Fo

Letra!


No me siento mal. Mis ánimos se pueden definir perfectamente con esta concisa frase: No me siento mal.

La decrepitud que la lluvia trae consigo, la muerte, la apatía, el odio, el desinterés, el orgullo, el miedo, la inseguridad, la impotencia, la rabia y todos los malos que cada día nos pueden atacar por la espalda están presentes en este 3 de Mayo, y yo no me siento mal. Tampoco me siento bien pero desde luego no me siento mal.

El día comenzó de noche cuando a las 3 de la madrugada sobre Valencia cayó una cifra record de truenos. Yo me enteré pero en cambio, en mis sueños, la historia que mi inconsciente tenía entre manos hablaba de una lluvia de bolas de fuego. No es la primera vez que observo por la ventana como la naturaleza se pone de videojuego. Y ésta vez en lugar de ponerme existencialista y arrepentirme y angustiarme por el tiempo que perdemos cada día, simplemente disfruto del apocalipsis hasta que escapo a un nuevo escenario donde unos alienígenas someten a la humanidad y toman la ciudad. No me parece mal.

"No sé a dónde vamos a ir a parar si creen que lo más importante de follar es lo que se hace con la polla". No es que haya amanecido destructivo. Este es más bien un pensamiento de hastío existencial. Por algún motivo la cabeza se me va a pensamientos hediondos (sin llegar a ser húmedo el tacto) sobre pelos bajo unas bragas (de dueña sin determinar) y del calor visceralmente sensual que debería ansiar en esta exploración lo único que queda es la certeza de que afuera hace mucho frío y ahí dentro por lo menos no se está mal.

Nada de lo que se diga va a cambiar mi desconfianza y a hacerme controlar el miedo que tengo. Creo que ahora no tengo pretensión alguna porque creo que ni sumando a todas las personas del mundo llego a conocer a media. Incluyéndome a mi mismo. Y esto no me parece un problema: no creo que las cosas vayan mal.

Desde aquel suceso, que en su momento no me hizo querer vomitar de dolor como otras cosas (como la ansiedad) si han hecho, a veces se me dislocan algunas neuronas y siento ráfagas de recuerdos que me anudan la garganta y me ponen al borde del llanto. No tiene nada que ver con la impotencia usual: esta angustia es lógica y natural. Aunque no pueda abrazar a nadie cuando me da uno de esos momentos, tampoco es algo que esté mal.

A mi alrededor hay algunos asteroides que se desmoronan y se quedan sin energía. Algunos están áridos y quebradizos, al borde de la volatilización. A veces esa mierda se te mete en los ojos y no te deja avanzar. Y aunque sea poca cosa hoy voy a quererte sin más. Al fin y al cabo no está mal, ¿no?

#Fo

Letra!

domingo, 25 de abril de 2010

8.05.20 (066) - Nadie es de nadie

Francisco Nixon

Click!

Llega el verano que tantos meses llevo ansiando y lo primero que hago es cagarme en su puta madre. Porque aquí cuando mis queridas camisetas de manga corta están listas para ser lucidas la humedad viene a envolverte en celofán y a hacerte sentir una mierda con ellas puestas. Nunca irradia a gusto de todos.

No llegan los helados pero ya está aquí la manga corta. No te llegan las mangas mucho más abajo del hombro y yo empiezo por el codo a hacer el dodo. Tonto y caminando hacia la extinción. Enhorabuena, ya me has demostrado que no eres una ilusión óptica, ¿No podrías ahora dejar de hacerme sufrir?

Me gustaría que pudiésemos hablar el mismo idioma. Te digo que hola, que me gusta viajar, la demencia y el pop. Tu me respondes lo mismo: que hola, que te gusta viajar, la demencia y el pop. Y no coincidimos en nada. Yo que pensaba preguntarte si te dejarías querer durante un ratito al menos, pero es que ya ni eso, porque me has cortado mientras estaba hablando, de golpe me sueltas que has quedado. Ya. Soy yo el que se ha quedado. Como siempre.

miércoles, 14 de abril de 2010

8.05.19 (065) - Dar cera, pulir cera

Klaus&Kinski

Click!


Ya de pequeñito tenia témperas fuertes y temperamento débil. El primer plan que hice no tuvo nada de estratagema si no que fue una cartografía sobre un mantel desechable. Tenía el mar de azul, las ciudades grises, los prados verdes y las montañas marrones y blancas. Mis países imaginarios siempre fueron muy estándar y aún así no me he acostumbrado a la mediocridad de los de verdad.

Pásmese, Richter. Mi país fue volcado y ocupado por cazuelas y platos alienígenas. No he visto semejante masacre ni en los videojuegos. Al final las inundaciones, los incendios y los guisantes asesinos destruyeron la nación.

La frustración del día acababa donde acabo yo siempre. Con el trauma de "Mi chica" y "Cruz de navajas" de Mecano. Con 8 años yo ya era yo. Y si en vez de imbécil fuera estéril tal vez no sería tan recursivo ni recursi.

Mi objetivo eres tú. Mi número favorito es el 2. Lo que yo quiero en realidad es siempre lo mismo. Me quemo y no se puede sofocar.

martes, 13 de abril de 2010

8.05.18 (064) - La mejor enfermedad

Bla

Click!

Podía haber metido el pie entre dos tablillas, haber metido el dedo dentro de la botella y hacer el vacío o que ésta me hubiese empapado. Pero hubiese dado igual. Me hubiese levantado corriendo hasta ponerme al lado de los altavoces a bailar "Nunca estás a la altura" de Klaus & Kinski.

Luego, pusieron mi canción. El muchacho de los ojos tristes, de Niza.

Luego, extasiado, me senté y me lo dije: "Las dos cosas más importantes de mi vida: Amélie y Elefant Records". Así de tajante.

Hay muchas canciones que me recuerdan los cientos de pequeños mensajes que debo recordar ahora. Y por suerte puedo ponerme una y acordarme de recordar.

Me faltarán muchas cosas, pero al menos puedo vivir estos grandes momentos de euforia. Conmigo.

PD: Siento estar tan flojo. Pero solo quería tapar un poco tu ausencia, mi perrito librepensador.

domingo, 4 de abril de 2010

8.05.17 (063) - Kuvala

RinneRadio

No sé si mi perro es consciente de que se va a morir.

Es fácil humanizar sus actos y decisiones, hablar de fidelidad, euforia y tranquilidad; pero sólo es un perro. Tratar de extrapolar sus actos en equivalentes humanos es una pérdida de tiempo. Pero está claro que los perros piensan, y me pregunto si él, Otto, consciente de su edad, sabe que su pérdida energía es un claro síntoma del fin de la vida.

Le bajo a la calle, mea y olisquea hasta que se tropieza y duda por un rato si se quiere levantar. Yo, que soy un niño desde que él llego cuando tenía 7 años, me siento en la acera y observo como se sienta y mira hacia ningún lado. Me pongo a acariciarle y a llorar. Porque antes, aunque ya estaba bastante sordo y cegato, le metía prisa por que hiciese sus cosas. Me gustaba estar con él, pero también quería subir y conectarme para hablar con mi otra gente. Y ahora que necesita media hora no soy capaz de moverme ni de apremiarle. Porque yo nunca siento que algo sea suficiente, y menos cuando sé que se va a acabar.

Este último año se está haciendo muy largo y hay días que no lo puedo soportar.

Extrapolar el comportamiento de los animales a la conducta humana no tiene sentido. Valga la inmodestia, nuestra complejidad social y emocional es infinitamente mayor. No tiene sentido sobrevalorar las virtudes de un animal de compañía.

Pero es que no puedo evitar derrumbarme. Porque él nunca me miró como si fuese un imbécil cuando le decía que le quería y le tenía que abrazar. Nunca existe el problema de la falta de complicidad, comprensión, confianza o entendimiento. Él simplemente se deja abrazar.

Seguramente es que no me entiende. Me da igual.

sábado, 3 de abril de 2010

8.05.16 (062) - Tornado

Jónsi


Audrey Hepburn siempre está perfecta. Para mi desgracia, semejante perfección la ha llevado a que su condición de diva de la elegancia eclipse su belleza y su imagen pop y naíf. Cuando sonríe todo queda bien. Es plano fijo. Nadie puede arrancar la perfección del fotograma. Y cuando llora, nadie puede evitar que me entren ganas de salir corriendo a por ella.

Y soy consciente de que no puedo hacerlo.

Click!


Tú no estás actuando. Simplemente es tu manera de hacerlo.

Puedo verte a través de Audrey. Y tú no necesitas ser tan refinada e inalcanzable. Tú simplemente estás. Alegre y preciosa. Es más sencillo todavía, es más pop. Audrey nunca podrá presumir de eso.

No necesitas llorar (y nunca te he visto a verlo) para que quiera hacerlo. No puedo resistirme a abrazarte.

Y hoy tampoco puedo hacerlo.

lunes, 29 de marzo de 2010

8.05.15 (061) - One Woman Show

Gigi


Aforo completo. Pues vaya. Observé al dependiente gafapasta de Futurama lamentarse, vi a una chica llorando y miré a un par de chicas que le preguntaban a la que vendía el Merchandising si Hidden Cameras iban a dar otro concierto en Valencia. No lograban entenderse. Pero la respuesta iba a ser que no.

Salí a la calle y tardé un rato en decidirme si quería volver a casa o convertirme en árbol. "Casa", decidí tras 10 minutos, y me emepetricé hacia el metro. Espero. No tardo en llegar. Entro. Y me siento.

Una chica. Wow. Toca con la puntera de sus zapatillas (de un color marrón grisáceo con unas bandas de colorines) el suelo mientras lee con el pelo sobre la cara y la cara casi sobre el libro. Tan encorbada no puede ser otra cosa que adorable. A penas se mueve, hasta que posa los pies en el suelo y pasa el derecho tras el talón del derecho. Luego empieza a acariciar las hojas que le quedan por leer levantándolas. Todo esto sin apartar el pelo del libro. Me ha hipnotizado. Quiero adentrarme en la cueva.

Las paradas se van sucediendo y no me importa que la esté mirando de una forma demasiado explícita. Por si acaso, aún así, disimulo y miro a ratos al suelo a ver si germinan chicles o monedas de cinco céntimos. Nada. Esto se me empieza a hacer maravillosamente eterno. Al final cuando la gente sale en Bailén les mira y así puedo detenerme a observar su rostro, sus gafas, su linda mirada (tal vez tierna, pero esas apariencias siempre engañan), sus pequeños pendientes y en seguida su oscuro cabello vuelve a nublarme la visión.

Pantalones vaqueros azules oscuros y una chaqueta negra con una camisa azul debajo y entre medias una camisa de cuadros, al menos en el cuello que se todo lo que se ve. Me encanta. Pero voy llegando a mi parada, y ella ni se ha inmutado. Sus gestos de nerviosismo que tanto me encanta creo que son simplemente lo natural. Lo natural es esa concentración. Lo normal va a ser que salga del vagón y que nunca pase nada. Lo sé. A penas quedan 2 paradas y tengo que hacer algo.

Seguro que ese libro es una mierda. Seguro que su bolso negro guarda unos detalles casi siempre de un dorado horrendo que a las mujeres con mal gusto tanto les gustan. Seguro que no escucha música porque sólo conoce los 40 principales, y aunque tenga criterio para saber que eso es una mierda, ¿Acaso eso basta?

Supongo que ya te he matado lo suficiente. Me levanto y me agarro a la barandilla del techo mirándola fijamente hasta el tren se detiene. Abro la puerta, un último reojo y salgo. Ya no estoy atrapado. No te veo y por tanto no existes. No se me quedará ningún sabor agridulce en la garganta, seguro que me estaba volviendo a equivocar, idealizando y prejudgando sin parar.

Pero si algún día te veo bailando en la Velvet. Pues oye, "hola", que siempre funciona; y encantado.

Guapa.

8.05.14 (060) - We Are Kids

Lacrosse

Click!


El gozo de poder cantar todas las canciones de un SetList al completo es algo invaluable. Yo ya lo intuía pero no alcancé a comprender de verdad esta realidad hasta que Lacrosse se pusieron ante mis ojos. Yo creí que, por segundo fin de semana consecutivo, me iba a poner a llorar. Así no hay forma de negar que le voy cogiendo cariño a Madrid.

Cuando uno de los guitarristas despliega los moduladores y transformadores por el suelo y el batería está adaptando el terreno para que estalle la guerra sonora, ya sabes que algo enorme va a acontencer. No puedo evitar derrumbarme y desenmascararme como gropie, pero es que cuando Nina y Kristian se preparaban yo ya presentía que todas las maravillas que contaban de sus directos hasta se quedaban cortas. Es una ilusión inconmensurable que encima va a rebosar. Y a ese desbordamiento se le llama felicidad.

¡¡Y a sudar!!

Jamás en mi vida había saltado tan alto con tantos desconocidos. Si me dicen que iba a bailar una coreografía de videoclip, a emocionarme con un taconeo flamenco o a chillar micrófono en mano el final de "This new year will be for you and me", jamás me lo hubiese creído. Es más: me habría imaginado desmayado en el suelo de la vergüenza. Pero nada de eso en absoluto.

Cuando la alegría es total el cuerpo fluye sólo hacia su lugar natural. Como si ya supiese como iba a ser. Como si intuyese los momentos que se iban a suceder. Como si lo llevase esperando toda mi vida.

Tal vez sea eso :)

lunes, 22 de marzo de 2010

8.05.13 (059) - Lo que me gusta del verano es poder tomar helado

Papa Topo

Click!

Todos somos unos recurrentes de mierda. Vivimos nuestra vida en un bucle de nosotros mismos. Unos se cansan de ellos mismos y otros se cansan de que se cansen de ellos.

Cuando vi desde la calle la portada del nuevo disco de Klaus&Kinski, si no estaba ya bastante inundado por los nervios, creo que alcancé el antinirvana. Aunque seguía concentrado en mi compañía (Caperucita Persei y el Hombre de negro sin puntos y a parte) y mis problemas con el espacio-tiempo (maldito servicio de transporte público nocturno de Madrid), poco a poco mi euforia se materializaba y me conducia al desmayo. Cuando al final entré y pude hundirme en la colección completa de Elefant Records que estaba a la venta, por poco pierdo la razón del tiempo y me quedo sin finalizar mi compra (¡me llevé el último CD de Klaus&Kinski y oí al que estaba detrás de mi lamentarse! ¡No me hubiese perdonado no haberlo comprado!) y sin llegar a primera fila para ver a los geniales Guatafán.

Pero al final todo pasó, y las cosas sucedieron como lo estaba esperando. Buenísima música y ¿mejor gente? La verdad es que tuve mi momento paranoico de sentirme demasiado naíf entre tanto moderno, y aunque sabía que había gente que también iba con ilusas camisetas de Naranjas Chinas por la vida yo no hablé con nadie de esa gente.

A pesar de que estuve bien acompañado, el sentimiento de soledad no se me despega y acabó haciendo que el Domingo estuviese, simplemente, agotado de cargar con ella.

Este sábado toca repetir el plan (de forma aún más suicida, pues hasta las 14 horas no sale el avión de vuelta. Tengo que buscarme un montón de paja dónde dormir), esta vez con los requetefantásticos Lacrosse. Y volveré a entrar solo y a salir sólo. Y me dolerá pero me lo pasaré genial. Supongo que así es la vida. No Schrödingeriana, sino bipolar.