lunes, 3 de mayo de 2010

8.05.21 (067) - Tú lo que tienes es ansiedad | Saeta de miedo me da

#Fo

Letra!


No me siento mal. Mis ánimos se pueden definir perfectamente con esta concisa frase: No me siento mal.

La decrepitud que la lluvia trae consigo, la muerte, la apatía, el odio, el desinterés, el orgullo, el miedo, la inseguridad, la impotencia, la rabia y todos los malos que cada día nos pueden atacar por la espalda están presentes en este 3 de Mayo, y yo no me siento mal. Tampoco me siento bien pero desde luego no me siento mal.

El día comenzó de noche cuando a las 3 de la madrugada sobre Valencia cayó una cifra record de truenos. Yo me enteré pero en cambio, en mis sueños, la historia que mi inconsciente tenía entre manos hablaba de una lluvia de bolas de fuego. No es la primera vez que observo por la ventana como la naturaleza se pone de videojuego. Y ésta vez en lugar de ponerme existencialista y arrepentirme y angustiarme por el tiempo que perdemos cada día, simplemente disfruto del apocalipsis hasta que escapo a un nuevo escenario donde unos alienígenas someten a la humanidad y toman la ciudad. No me parece mal.

"No sé a dónde vamos a ir a parar si creen que lo más importante de follar es lo que se hace con la polla". No es que haya amanecido destructivo. Este es más bien un pensamiento de hastío existencial. Por algún motivo la cabeza se me va a pensamientos hediondos (sin llegar a ser húmedo el tacto) sobre pelos bajo unas bragas (de dueña sin determinar) y del calor visceralmente sensual que debería ansiar en esta exploración lo único que queda es la certeza de que afuera hace mucho frío y ahí dentro por lo menos no se está mal.

Nada de lo que se diga va a cambiar mi desconfianza y a hacerme controlar el miedo que tengo. Creo que ahora no tengo pretensión alguna porque creo que ni sumando a todas las personas del mundo llego a conocer a media. Incluyéndome a mi mismo. Y esto no me parece un problema: no creo que las cosas vayan mal.

Desde aquel suceso, que en su momento no me hizo querer vomitar de dolor como otras cosas (como la ansiedad) si han hecho, a veces se me dislocan algunas neuronas y siento ráfagas de recuerdos que me anudan la garganta y me ponen al borde del llanto. No tiene nada que ver con la impotencia usual: esta angustia es lógica y natural. Aunque no pueda abrazar a nadie cuando me da uno de esos momentos, tampoco es algo que esté mal.

A mi alrededor hay algunos asteroides que se desmoronan y se quedan sin energía. Algunos están áridos y quebradizos, al borde de la volatilización. A veces esa mierda se te mete en los ojos y no te deja avanzar. Y aunque sea poca cosa hoy voy a quererte sin más. Al fin y al cabo no está mal, ¿no?

#Fo

Letra!