jueves, 31 de diciembre de 2009

8.03.11 (033) - Perrohombreestrella

Glez.

Click!


Primera parte

Entro al portal de casa, apoyo la espalda contra el espejo del ascensor y vuelvo a contemplar a mi aborto. Sigue pudriéndose en mis manos juntas. Soy incapaz de separarlas, no quiero que el pajarito pierda la sensación de calor. Imbécil deseo. Imbécil pajarito. Imbécil sensación.

Cuando llego a mi cuarto, meto a todos los "Te quiero" en Times New Roman negrita negra en un sobre, que enseguida se empapa de imbécil mierda viscosa. Meto el sobre en una caja de plástico, la caja en un tupperware, el tupperware en una bolsa, la bolsa en otro táper, el táper en otra bolsa, la bolsa en una caja, la caja en otra bolsa, la bolsa en otra caja y ésta la envuelvo con periódicos y al envoltorio de periódicos lo envuelvo en los restos de papel de regalo de Miffy que me sobran de un cumpleaños. Me lavo las manos pero siguen asquerosas cómo si me hubiese enjabonado con miel.

Ahora dudo entre quemar mi regalo o venerarlo cada noche antes de irme a dormir. Y mientras el paquete comienza a temblar. El papel se rasga y un líquido viscoso, denso y verde fosforito nuclear empieza a derramarse por las aberturas. Hago el imbécil: me arrodillo y espero a que reviente. Me encanta ese color.

Cuando estalla todo se vuelve intenso. Se proyectan hacia el techo rayos fucsia, rojos, naranjas y amarillos. Salen estrellas, varitas, círculos, hojas y todo tipo de brushes del Photoshop navegando entre la fuente de color. El fluido pop estalla contra el techo, revienta la ventana de mi cuarto, succiona los pósters de Amélie, Audrey Hepburn o Lucky Star, arrasa mi estatería de CDs, DVDs, libros y cómics y hace que la habitación se inunde y mi cama flote en el lago. Yo observo la imágen que se forma entre tanto color. Me acuerdo del imbécil del padre de Ponyo cuando la Diosa de los mares emerge desde el fondo del océano. Yo te miro con la misma hipocondría e imbecibilidad. Brillas tanto. Eres un jodido faro de LSD-sirena de ambulancia-cartel de neón-explosión pop. Sin onomatopeyas que oir porque estoy sordo en mi imbecilidad: ¡Pero es que brillas tanto!

Al intentar levantarme para abrazarte no tengo las fuerzas suficientes y me estrello contra tus muslos. "Aaah :)", exhalo alegría. Como un imbécil soñando.

miércoles, 30 de diciembre de 2009

8.03.10 (032) - You look great when i'm fucked up

The Brian Jonestown Massacre | Skins OST

Imbécil. Soy imbécil. Imbécil porque de todos los tipos de imbecilidades que existen soy parte de la más imbécil. La imbécil imbecilidad del chico bueno.

Estamos sentados frente a frente. Aparentemente estamos hablando normal. No sabes todavía que soy un imbécil y por eso no hay nervios, ni inseguridades ni sensación de patetismo. Hay contención. Tengo el mentón manchado de un líquido invisible para tus ojos. Babas y mocos de letras. Pringosas gilipolleces. Desbordantes tonterías.

De repente, inclino la cabeza y suelto una arcada. Me preguntas que si no me gusta el café. "¿El café?", me pregunto, y para responderme contemplo mis manos y lo que veo es que mecen a la memez imbécil recién nacida de mi subconsciente. En Times New Roman, Negrita, tamaño 12, 16, 24... Cientos de letras. La misma expresión. Una papilla mal triturada de "Te quiero"s que no sé contener. Mi hijo bastardo está caliente sobre mis manos. Todas esas palabras me calientan y me asquean y pringan como si hubiese cogido una gigante boñiga de vaca sin guantes. Cómo si disfrutase zambullendo mi piel en el estiércol que defeca mi razón. Y llevas ya unos absurdos segundos esperando una respuesta. Y no puedo mirarte ni como un enamorado, ni como un psicópata resentido. Sólo como un imbécil. Te respondo palabras. Imbéciles intrascendencias. Corre, huye.

Segunda Parte

viernes, 25 de diciembre de 2009

8.03.09 (031) - La casa por el tejado


El tejado. Empezaste la casa por el tejado. Bien, te la enseñaré: Tenemos tejas rubias inclinadas todas hacia un lateral de la casa y distanciándose de la pared, para que así cuando llueva el agua no resbale por la fachada. Puedes contarlas si lo deseas. Pasa tus dedos entre ellas y ve separando y haciendo remolinos. Cuando separes las manos todavía podrás sentir la eletricidad estática. A ambos nos ha gustado. Por favor, vuelve a hundir la mano en el tontejado.

El dibujo de la casa es el clásico. Debajo del tejado tenemos un piso superior con dos ventanas a cada lado y abajo una puerta. En el piso superior enyesas y pintas los laterales de las ventanas. Luego atiendes a los cristales y los abres de par en par, para que entre el aire. La casa se refresca. La casa se ruboriza.

Los niños juegan en el bajo. Se les puede oir desde dentro. Abren tantas puertas, que desde las ventanas se crea corriente. Y lo puedes sentir. La casa respirando. Acércate a escucharla conmigo.

"Toc, toc, toc"; luego llamas 3 veces a la puerta. Se abre lentamente sin chirriar a penas. "Adelante", estás invitada.

jueves, 24 de diciembre de 2009

8.03.08 (030) - Con las ganas

Zahara

Click!


Es un juego.
Dos reglas: no te lo tomes demasiado en serio y nunca digas toda la verdad.
Hay que complicarlo más a posta, porque así mola más. Porque así duele menos.

La paciencia es el dolor al que somos mas afínes nosotros. Vosotras es la libertad lo que guardáis con mayor recelo. No hay absolutamente ningún problema con eso. El conflicto llega cuando os miramos y decimos "¿podemos entendernos?". Y vosotras salís corriendo antes de tiempo. Y ésta vez no estaba escrita la ansiedad en mis ojos, ¿verdad? ¿Dónde la has leído?

No importa, es un juego. Hay millones de tableros en los que jugar. La vida es larga, y si los dos seguimos vivos... Admito que no creo que se me vayan a ir las ganas.

8.03.07 (029) - Vueltas | Quién dijo miedo

Glez.

Vueltas / Glez. from José Luis Santalla on Vimeo.


Click!


Éste es un mensaje para dentro de una hora, de 1240 minutos o de un día. Una carta envenenada para la otra personalidad, un cigarrillo sin filtro. Contiene una alta concentración de paracetamol para elevar su toxicidad hasta niveles fuera de escala.

Querido Otro, estás acabado. Tú crees que es real esa sensación áspera en la lengua, el frío de los asientos del autobús y la forma en que tu ropa congelada te raspa la espalda. Pero no lo es. Desenroscando los auriculares del iPod te has vitaminado y azucarado. Ésta mañana en el trabajo será intrascendente y al salir ya podrás esperar al autobús bailando. Estira el brazo, sonríe, agarra la farola y que pase bajo tu hombro. Puedes.

Estás en la cuarta fila, asiento 3, en la filmoteca. Ya sabes por qué. Un parche en el ojo, un loro maricón en el hombro y una espada de gomaespuma. Bribón revolucionario que esta noche subyace al arte de Faith Akin.

Soñador de la Nouvelle Vague, bailando indiscriminadamente entre el folk y la electrónica. Los DVD, los libros y, para finalizar el círculo, los discos colapsando todos los huecos que quedan en tu cuarto. No necesitas dar más vueltas que dentro de un universo. Diversión y cultura. ¿Quién dijo miedo?

Click!

domingo, 20 de diciembre de 2009

8.03.06 (028) - Crystal Castles


Descuelgo el teléfono:
-Buenas tardes, ¿es ahí la Revolución?
-No
-Me lo temía. Estamos igual en todas partes.

La verdad es que en otro de mis bajones clásicos iba a escribir sobre el gato al agua y el gato mojado. Iba a metaforizar la mierda de siempre, la incapacidad y la frustración de estar sentado en una puta silla, pero al final he hecho lo más sensato y me he puesto una película, The Dreamers.

Lo que queda de la experiencia ahora es una hiperactividad que no sé cómo controlar. Si trazo un mapa esquemático mental en el que organizar todo lo que socialmente existe veo el gran núcleo del progreso y de la apatía. Me salen impulsos de soltar apocalípticas profecías contra el orden mundial. Hoy es un día de destruir todo lo que se desmorona y alzar un nuevo régimen para todas las cosas. Es un día sin moral.

Tengo sádicos impulsos ya no contra Dios (hace mucho que está muerto) sino contra lo que realmente es artificial en este mundo. Desde la Navidad, hasta el amor platónico. Desde luego acabaría quedándome con lo mejor de esas cosas: los dulces y los colores brillantes, pero al a vez tengo el impulso de cargarme algo y no dejar ni huella.

A veces se me olvida la realidad, y debería venir alguien con un tocho enorme de Nietsche a golpearme la cabeza. A ver si así lo leo o algo de una vez.

Un loco corre por la Calle Colón, desnudo de cadera para abajo, con una camisa de fuerza abrigándole en pecho y gritándole su Tourette al mundo a las 5 de la mañana. Y yo soy el que le envidia pero no es capaz ni de grabarlo para subirlo a Youtube.

viernes, 18 de diciembre de 2009

8.03.05 (027) - My Maudlin Career

Camera Obscura

Click!


Yo también puedo. Yo perderé 3000 veces pero ganaré 3001. ¿Crees que puedes llegar, amordazarme y acariciarme con una pluma el cuello?

Me liberaré primero mirándote a los ojos. Tú que pretendías rotundidad con tu tortura, lo primero que haces es temblar. En este punto de la partida ya has fallado. Sólo con la mirada perderás la firmeza y entonces podré hacer muecas bajo mi mordaza, sonriendo, hasta que la dé de si y esta caiga al suelo. Una sonrisa feliz ^^ He visto dientes menos blancos derrotar dragones más altos.

x3. Te puedo sentir latiendo, latiendo de vergüenza. Tu ruborización tiene pulso. No hay nada torpe en la forma con la que con los dientes me deshago de la soga. Al final ya me he levantado, te he agarrado la mano, tú has dejado de hacer fuerza y así el poder de la pluma me ha sido transferido.

Ahora te voy a escribir cosquillas en tu barriga.

martes, 15 de diciembre de 2009

8.03.04 (026) - Septiembre

Niza

Click!


Te tiendo la mano. Podría agarrar la tuya con tanta fuerza que no durarás ni un segundo de si haces bien o mal viniendo conmigo. Estoy seguro, además, de que quieres llegar hasta allí. Quiero llevarte a Olvidar.

Olvidar es un lugar fantástico, porque todas las indicaciones te sugieren que sigas hacia adelante. No hay forma de perderse y hasta se celebran festivales del Error llenos de música y bailes. "Así da gusto equivocarse", es lo que dicen muchos de los turistas, porque ese el festival es la fiesta más importante de la ciudad, pero la verdad es que tienen muchísimos más lugares emblemáticos: la "Mansión No Era Para Tanto", el "Parque dónde la vida sigue siempre sin más" y "La Gran Avenida de Pues la verdad es que estoy mejor así". Sólo hay que coger uno de los autobuses que parten desde el vecino pueblo de Villa Remordimiendo y de allí llegamos a la Plaza Hedonista, dónde está la estación, y en la megafonía siempre suena mucho el Cuentos chinos para niños del Japón de Love of Lesbian. Y mola un montón.

Vale, sabes que en ningún lugar se obran milagros, y por eso te muestras escéptica porque sabes que nunca se olvida nada de verdad. Pero el nombre es lo de menos porque aquí todo es real. Realidad formada únicamente de actos de magia.

No queda nada por imaginar, si vienes sólo tendremos cosas para hacer y todas van a suceder en cuanto quieras. ¿Te apuntas?

lunes, 14 de diciembre de 2009

8.03.03 (025) - Cruzando la calle

Francisco Nixon

Click!

Cien mil kilómetros arrastrando una piedra de granito de dos toneladas para que luego me digan que no sirve de nada. Así tenía yo esa cara de tonto, entiéndelo. Ser esclavo de tu propia necedad es muy duro. Pero no quería ser autocompasivo: inmediatamente te besé y dejé la piedra abandonada. ¿A que lo hice bien? Hasta pensé en empujarla montaña abajo, pero no soy tan malo.

Luego me encuentro tumbado en la playa, mirando a las nubes y pensando en ponerte una corbata. Es que está muy sexy esa rebelde estrecha de color negra pasando entre tus tetas. Se me está liberando la propia libertad.

Hace mucho que no compartimos un poco de tiempo. Tú dices que fue hace nada, ¡y a mi me parece toda una eternidad! Supongo que resulta que no seré tan libre si tengo al tiempo coaccionándome a precipitarme sobre tus labios una vez más. Yo no pretendía ninguna ansiedad, pero la vida me grita que corra tras de ti, que te bese, que haga que nuestras miradas se encuentren y que te abrace a punto de caernos al suelo. Es el instinto masculino. Y hay que tener paciencia. No volverá a pasar.

Si encuentras mis migas de pan, si sonríes con los cachitos de vida que te regale, si buscas mi mano en la oscuridad, será genial. Si me dejas pasar de largo más veces yo respetaré tu soledad con todas las consecuencias. No te necesito para hacer del absurdo de las cosas un arrebato de locura. ¡Intentaré que me mires mil veces antes de que se me olvide cuánto quiero tu sonrisa!

domingo, 13 de diciembre de 2009

8.03.02 (024) - Tan simple como el amor

La casa azul

En noches como la de hoy
Quiero parar
Vamos a volar
El sol no brillará nunca más
Cambia tu vida
El secreto de Jeff Lynne
Prefiero bailar
C'est fini
Siempre brilla el sol
Superguay
Por si alguna vez te vas
Aunque parezca lo mejor
Como un fan
Preferimos soñar


¡¡Ya no te recuerdo!! Tengo todo lo bueno de ti pero no me queda nada de tus labios, de tu buen y peor humor, de tus sin sentidos, del desprecio que dedicabas a mis absurdos, de cuando era tan tonto de seguirte a todas partes, de cuando era incapaz de negar que yo no quería ir contigo pero necesitaba estar contigo, de necesitar cualquier cosa de ti y lo peor de todo: de necesitar que me necesitases. No encuentro ya la sensación de añorar el sabor de tus tetas o el olor de tus labios, y todo al revés.

Ya no recuerdo ningún motivo para llorar, ahora sólo tengo la alegría de haber disfrutado tanto. Ya no parece quedar ni un gramo de dolor, esta puta tristeza se ha quedado anoréxica y se ha muerto de inanición. Y me ha costado tanto, ¡me ha costado más que nada en el mundo! Han sido 1-2-3 años, y nadie me ha ayudado, y ahora cuando he encontrado una cura resulta que no la necesitaba para nada y lo que estoy haciendo es todo por mi. Y me encantaría ser capaz de preescribir este mismo antídoto a todas las personas que lo necesitan, pero no puedo, porque este alivio es la vida de todo el mundo, y sólo pueden beberlo solos. No puedo hacer nada por los demás.

No podría dibujar de nuevo la fórmula del punto de fusión entre nuestras manos, el ángulo de rotación que usaba para mirarte de reojo, la sintáxis con la que te escribía todos los emails de amor, ni las combinaciones de teclas de unos paupérrimos emoticonos que nunca expresaron nada de lo que yo sentía por ti. He desaprendido a quererte, y eso que todavía te quiero; porque todo el mundo que entra en un corazón permanece para siempre; aunque lo que seas en la realidad ya no sea nada comparado con lo que eres en mis recuerdos.

Me está encantando quererte sin que me quieras y sin sufrir por ello. Este amor que quedará intacto como una sonrisa que ya no me impide amar a tanta otra gente. Y ahora lo que me gustaría hacer con lo que quedó de ese amor es volver a verte de nuevo, abrazarte, hacer las paces, decirte cuánto te echo de menos y estar cómo en los viejos tiempos. Pero sin estarlo.

Voy a darte las gracias, da igual si es por lo malo o por lo bueno, voy a dártelas siempre.

jueves, 10 de diciembre de 2009

8.03.01 (023) - Chan Pan | Frío

Glez

Click!

Ahora soy yo el que ve anochecer a Enero en la playa.
Actualmente Diciembre en la playa.
Actualmente entre versos pero dentro del compás.

Voy a dejar de NO ser el chico de la película. Ahora voy a ser el chico de una nueva canción. Aquí en la playa puedo cantártela, salpicarte y congelarte. Luego te agarraré la mano y te tiraré de verdad contra la humedad. Quiero calar.

Ahora mi habitación está más cerca de ser la cueva de los 40 ladrones, ahora estoy más cerca de... mi. Y ahora no voy a daros las gracias (pero, gracias). Voy a mirar a Cualquiera a los ojos hasta que se tenga que contradecir tanto que se deje silenciar. No es que yo quiera ser una negación, es que voy a ser bufanda para cualquier invierno.

Abraham Boba

Click!

martes, 8 de diciembre de 2009

8.02.07 (022) - Lo que no cura mata

Klaus&Kinski

Click!

(1) Solamente no me golpees. Sé qué te estoy mirando demasiado, pero no es algo que pueda remediar. No voy a llamarlo amor, pero si es amor. Yo quiero amar la vida, ya sabes (y si no... olvídalo). ¿Me mirarás?

(2) Es muy fácil así, de eso se trata. Si me das una mirada fingiré que sé leerla. Nunca he sabido, pero puedo intentar que lo sé. Esa ayuda le dará a mi voluntad el empuje de moverme hacia tus labios. Yo quiero besarlos, eso lo sé, quiero hacerlo. Déjame un instante para sonreír por el instante.

(3) ¿Qué más hace falta? Voy a besarte ahora mismo.

(4)

(5)

(6) Tal vez te he perdido por cómo lo he hecho. No me importa. Te juro que no me importa. Bésame una vez más.

(7) Gracias, cualquiera.

domingo, 6 de diciembre de 2009

8.02.06 (021) - Dios por Dios es Cuatro

Love of Lesbian

Click!

Victoria. La victoria de Gregor Samsa, se supone que de eso se trataba. La verdad es que me siento bien pero a la vez un poco fuera de lugar. Y no sé si tengo que dejar que el bizcocho repose y se baje un poco o acelerarlo, pegar la cara a la ventana transparente del horno, y verlo reventar. Yo quiero que reviente para así poder jugar con la masa que quede. Pero es que si se hace bien, claro, darán ganas de comerlo. Y se supone que este bizcocho es para jugar y no para comer. Yo mismo he echado detergente y anticongelante entre todos sus ingredientes, pero me atrae tanto lo dulce que soy capaz de autointoxicarme. No, no, no.

Además me preocupa que no sepa ensuciar la cocina: ¡Yo no sé mirar a la repostería de otra forma: cierta dulzura, admiración, deseo y mucha torpeza y caos! Tengo un problema muy grave si el bizcocho empieza a crecer y no explota nunca. Es cuestión de libertad: El bizcocho será libre cuando reviente. "¡Sin explosión, sólo hay represión!" dice un autoinventado eslogan punk.

Pues bien, el punto de cocción se pasó hace una hora. Y yo estoy mirando fijamente dentro del horno. Ahora necesito que álguien me ayude para que no lo abra. El único peligro es que me quede sólo luchando contra la puerta del horno. ¡Hay que destrozar esta cocina!

jueves, 3 de diciembre de 2009

8.02.05 (020) - One more time

Daft Punk

Pasé hoy también por esa extraña tienda de la Gran Vía. Extraña ante todo por el mercado que ocupa: es una tienda de tenazas de chimenea. Es increíble que semejante sitio ha resistido ahí durante más de ¿300 años? Tal vez exagere, pero ¿Dónde coño hay hoy en día chimeneas? Y encima que utilicen semejantes tenazas. Quiero decir, que son una preciosidad. No se puede encontrar nada semejante ni en un Ikea ni en Leroy Merlín ni en Tenazódromo, si es que existe algo así. Son todas unas pedantes tenazas con cientos de acabados llenos de detalles, y siempre hay alguna que le guste al comprador. Los que entran a la tienda pensando en comprar una acaban comprando siempre ahí. Y supongo que más de uno que no tiene ni chimenea hasta se compra algunas tenazas, ahí. ¡Yo que se para qué! ¿Para sacar el pollo del horno con ellas? Dios, parece una tienda sacada del Callejón Diagon.

La verdad es que la tienda me la suda (aunque he de decir que gracias a ella es muy fácil localizar a algún japonés en esta ciudad cuando necesito ver a alguno). A mi lo que me preocupa es el dependiente. Bueno, su hijo (intuyo). Su padre, un auténtico luthier de las tenazas para leña, estoy seguro de que le ha enseñado todo, pero yo no acabo de verle contento nunca. Y no es porque no disfrute forjando y adornando tenazas (¡Ay! ¡Y cómo disfruto yo viendo a los japoneses mirándole cuando cierran la tienda a medias y trabajan en alguna tenaza muy cerca del escaparate! . (En la calle hay un chico que mira a unos japoneses que miran a un luthiers de tenazas de leña)); pero yo le veo apagado cada vez que vende una.

Yo creo que está hastiado de vender a sus queridas amadas a snobs sin criterio que las usan para decorar cualquier pared al azar. O tal vez sea por cuando las vende a gente que sí las usa; ya sabéis, a esas parejitas que tienen un chalet o una casa en el campo que SÍ tiene chimenea. Les ve acurrucados bajo una manta usando su tenaza para remover el fuego. Y él se tiene que joder en su puto mundo solitario de hierro, plomo y estaño fundidos. ¡Qué desolación! Yo si fuese él haría tenazas controlables a control remoto o con una IA kamikaze. Una de esas máquinas perversas que saltan al fuego, buscan churruscos de madera aún ardiendo y los lanzan contra el sofá. "¡Cariño, ¿recuerdas cuando te acariciaba el pecho con un cubito de hielo y me ponía que se te erizasen los pezones? ¡Pues ahora tus pezones serán de carbón!" No digo que no esté yo exagerando un poco; pero seguro que algo así desea. Tiene que ser eso.

Creo que el pobre no tiene ni idea de robótica. Una pena.

8.02.04 (019) - 23

Amélie a 23 ans








PD: Lo mismo