lunes, 29 de marzo de 2010

8.05.15 (061) - One Woman Show

Gigi


Aforo completo. Pues vaya. Observé al dependiente gafapasta de Futurama lamentarse, vi a una chica llorando y miré a un par de chicas que le preguntaban a la que vendía el Merchandising si Hidden Cameras iban a dar otro concierto en Valencia. No lograban entenderse. Pero la respuesta iba a ser que no.

Salí a la calle y tardé un rato en decidirme si quería volver a casa o convertirme en árbol. "Casa", decidí tras 10 minutos, y me emepetricé hacia el metro. Espero. No tardo en llegar. Entro. Y me siento.

Una chica. Wow. Toca con la puntera de sus zapatillas (de un color marrón grisáceo con unas bandas de colorines) el suelo mientras lee con el pelo sobre la cara y la cara casi sobre el libro. Tan encorbada no puede ser otra cosa que adorable. A penas se mueve, hasta que posa los pies en el suelo y pasa el derecho tras el talón del derecho. Luego empieza a acariciar las hojas que le quedan por leer levantándolas. Todo esto sin apartar el pelo del libro. Me ha hipnotizado. Quiero adentrarme en la cueva.

Las paradas se van sucediendo y no me importa que la esté mirando de una forma demasiado explícita. Por si acaso, aún así, disimulo y miro a ratos al suelo a ver si germinan chicles o monedas de cinco céntimos. Nada. Esto se me empieza a hacer maravillosamente eterno. Al final cuando la gente sale en Bailén les mira y así puedo detenerme a observar su rostro, sus gafas, su linda mirada (tal vez tierna, pero esas apariencias siempre engañan), sus pequeños pendientes y en seguida su oscuro cabello vuelve a nublarme la visión.

Pantalones vaqueros azules oscuros y una chaqueta negra con una camisa azul debajo y entre medias una camisa de cuadros, al menos en el cuello que se todo lo que se ve. Me encanta. Pero voy llegando a mi parada, y ella ni se ha inmutado. Sus gestos de nerviosismo que tanto me encanta creo que son simplemente lo natural. Lo natural es esa concentración. Lo normal va a ser que salga del vagón y que nunca pase nada. Lo sé. A penas quedan 2 paradas y tengo que hacer algo.

Seguro que ese libro es una mierda. Seguro que su bolso negro guarda unos detalles casi siempre de un dorado horrendo que a las mujeres con mal gusto tanto les gustan. Seguro que no escucha música porque sólo conoce los 40 principales, y aunque tenga criterio para saber que eso es una mierda, ¿Acaso eso basta?

Supongo que ya te he matado lo suficiente. Me levanto y me agarro a la barandilla del techo mirándola fijamente hasta el tren se detiene. Abro la puerta, un último reojo y salgo. Ya no estoy atrapado. No te veo y por tanto no existes. No se me quedará ningún sabor agridulce en la garganta, seguro que me estaba volviendo a equivocar, idealizando y prejudgando sin parar.

Pero si algún día te veo bailando en la Velvet. Pues oye, "hola", que siempre funciona; y encantado.

Guapa.

8.05.14 (060) - We Are Kids

Lacrosse

Click!


El gozo de poder cantar todas las canciones de un SetList al completo es algo invaluable. Yo ya lo intuía pero no alcancé a comprender de verdad esta realidad hasta que Lacrosse se pusieron ante mis ojos. Yo creí que, por segundo fin de semana consecutivo, me iba a poner a llorar. Así no hay forma de negar que le voy cogiendo cariño a Madrid.

Cuando uno de los guitarristas despliega los moduladores y transformadores por el suelo y el batería está adaptando el terreno para que estalle la guerra sonora, ya sabes que algo enorme va a acontencer. No puedo evitar derrumbarme y desenmascararme como gropie, pero es que cuando Nina y Kristian se preparaban yo ya presentía que todas las maravillas que contaban de sus directos hasta se quedaban cortas. Es una ilusión inconmensurable que encima va a rebosar. Y a ese desbordamiento se le llama felicidad.

¡¡Y a sudar!!

Jamás en mi vida había saltado tan alto con tantos desconocidos. Si me dicen que iba a bailar una coreografía de videoclip, a emocionarme con un taconeo flamenco o a chillar micrófono en mano el final de "This new year will be for you and me", jamás me lo hubiese creído. Es más: me habría imaginado desmayado en el suelo de la vergüenza. Pero nada de eso en absoluto.

Cuando la alegría es total el cuerpo fluye sólo hacia su lugar natural. Como si ya supiese como iba a ser. Como si intuyese los momentos que se iban a suceder. Como si lo llevase esperando toda mi vida.

Tal vez sea eso :)

lunes, 22 de marzo de 2010

8.05.13 (059) - Lo que me gusta del verano es poder tomar helado

Papa Topo

Click!

Todos somos unos recurrentes de mierda. Vivimos nuestra vida en un bucle de nosotros mismos. Unos se cansan de ellos mismos y otros se cansan de que se cansen de ellos.

Cuando vi desde la calle la portada del nuevo disco de Klaus&Kinski, si no estaba ya bastante inundado por los nervios, creo que alcancé el antinirvana. Aunque seguía concentrado en mi compañía (Caperucita Persei y el Hombre de negro sin puntos y a parte) y mis problemas con el espacio-tiempo (maldito servicio de transporte público nocturno de Madrid), poco a poco mi euforia se materializaba y me conducia al desmayo. Cuando al final entré y pude hundirme en la colección completa de Elefant Records que estaba a la venta, por poco pierdo la razón del tiempo y me quedo sin finalizar mi compra (¡me llevé el último CD de Klaus&Kinski y oí al que estaba detrás de mi lamentarse! ¡No me hubiese perdonado no haberlo comprado!) y sin llegar a primera fila para ver a los geniales Guatafán.

Pero al final todo pasó, y las cosas sucedieron como lo estaba esperando. Buenísima música y ¿mejor gente? La verdad es que tuve mi momento paranoico de sentirme demasiado naíf entre tanto moderno, y aunque sabía que había gente que también iba con ilusas camisetas de Naranjas Chinas por la vida yo no hablé con nadie de esa gente.

A pesar de que estuve bien acompañado, el sentimiento de soledad no se me despega y acabó haciendo que el Domingo estuviese, simplemente, agotado de cargar con ella.

Este sábado toca repetir el plan (de forma aún más suicida, pues hasta las 14 horas no sale el avión de vuelta. Tengo que buscarme un montón de paja dónde dormir), esta vez con los requetefantásticos Lacrosse. Y volveré a entrar solo y a salir sólo. Y me dolerá pero me lo pasaré genial. Supongo que así es la vida. No Schrödingeriana, sino bipolar.

viernes, 19 de marzo de 2010

8.05.12 (058) - My lips are unhappy | It's my club

Lucky Soul

Click!


En las cosas escritas en los vendajes de cuando me rompí la clavícula, en los potingues que hacíamos en el vidé con Fairy, Cola-Cao, Leche, Agua y Champú; en las batallas con globos de agua por el pasillo de casa, en las veces que hacía la croqueta por la hierba, en las carreras con la bicicleta por el pueblo, en los chistes en clases de tecnología, en Amélie, en comprar Amélie, en colgarme un póster de Amélie, en hablar de Amélie y en compartir Amélie; en jugar con el eJay o el Fruity Loops y hacer canciones bizarras y a la vez naíf, en pensar en ti, en las dudas, en obsesionarme, en seguir pensando en ti, en quererte tanto, en preguntarme por qué me quieres tan poco, en no entender a qué coño llama amor la gente, en estarme hundiendo y no parar de mirar al cielo, en amar al sol, en tomar helados, en pasear con mi amiga La Soledad, en todos los Oú & Quand y otros fragmentos, en mi escepticismo y mi posterior arrepentimiento y simplemente dentro de mi, en todas esas cosas había pop, había un disco de Elefant Records. Y no tenía ni idea.

Pero ahora ya lo sé :)

Helen Love

Click!

lunes, 15 de marzo de 2010

8.05.11 (057) - E 18

Detektivbyrån


Mira, yo pensaba que podríamos tener una de esas historias de ciencia ficción que se oyen en nuestras canciones favoritas.

Tendríamos un perro robot saltarín que lanzase burbujas por la boca al ladrar y un gato que sería fan de las películas de la filmoteca. Se vendría con nosotros a sentarse en la cuarta fila.

Luego, en serio, construiríamos una máquina para coleccionar cielos. Tendríamos que estar viajando a muchas partes del planeta para que los cielos no se aburran entre si, que el oxígeno desde siempre ha sido una molécula muy polígama y enseguida el cielo de Hanóver trataría de arrejuntarse con el de Mälmo y esas cosas no deberían pasar.

Yo intentaría hacerte llevar una estricta dieta de chocolate, galletas y queso, pero no te preocupes que el ejército de mis ideas ya ha planificado asaltos a muchos restaurantes. El otro día vi un japonés que no tenía ni muralla, estaba claramente dejándose invadir. No le vamos a decir que no si nos lo pone tan fácil, ¿verdad?

Y finalmente, aunque esto sea por egoísmo, me podría despachar a gusto mirándote y diciéndote lo guapa que estás sin que me sienta un extraño o culpable. Saldrías de la ducha y ¡uy, qué guapa estás!, sacarías una lechuga de la nevera y ¡uy, qué guapa estás!, perderías el bus y ¡¡uy, pero qué guapa estás!!

...

Pero bueno, entiendo que esto moleste a cualquiera. No puedo evitar ser pretencioso cuando sonríes, aunque a ti te parezca una locura y no me quieras escuchar. Así que lo siento y espero no haberte molestado. Te pido por favor que no te sientas culpable y no dejes de sonreírme. Que de algo me tengo que alimentar.

domingo, 14 de marzo de 2010

8.05.10 (056) - Lunar Sea

Camera Obscura

Tienes que intentar mantener la calma. Klaus Kinski te está mirando. ¡¡El mismísimo Nosferatu!! ¿Es que eso no es capaz de inquietarte? Pues no. Yo sigo royendo el palo del chicle-chupachups fingiendo que aprecio su sabor a manzana.

Al domingo no hay quien lo destruya. Primero amanecí atrapado dentro de una camisa de fuerza, viendo como la princesa vuelve a irse sin mirarme; y luego poco a poco la humanidad me ha ido señalando hasta que me han dado ganas de tropezar subiendo las escaleras de la filmoteca y hacerme un ovillo para ver si así retengo mejor mi desesperación.

Sé que todo se me pasará mañana, pero encima cuentan la historia de un chico que hizo una web para buscar una chica de la que se enamoró en el web y la llaman "romántica". A mi también me lo parece, pero me dan ganas de gritar por todo lo que he hecho y gritar "¿y es que acaso eso no cuenta para nada?". Vale que hay cosas que no eran por ninguna mujer en concreto, pero es que si haces algo así por alguien ¡a eso se le llama acoso! ¿A qué se debe esta hipocresía?

Cuando me tiembla hasta el cine y parece que hasta la música se va a acabar, a veces tengo suerte y encuentro una canción que me logra retener dentro de mi habitación sin querer arañarme la cabeza o algo así. Hoy suenan Detektivbyrån, Camera Obscura y la voz de Silvia Sanz en Niza... Y me acuerdo de los elefantes, me pongo a contar los días que faltan para que salten sobre la tela de una araña y yo me tengo que alegrar :)

Si nadie va a matarme todos los Domingos me gustaría al menos que alguien me dejase al menos escribir YA una historia de amor.

viernes, 12 de marzo de 2010

8.05.09 (055) - If it's true | Into the light

Yo la tengo

Ira Kaplan es el guitarrista de Yo La Tengo. Durante el concierto al que asistí el miércoles fue poseído con una locura que seguro que alcanza a dividir el espacio y el tiempo con extrema facilidad. Cortando con el antebrazo las cuerdas de la guitarra la realidad se desvanecía bajo un sonido calurosamente entrópico.

El guitarrista que convertía la razón en delirio al final de casi todas las canciones me hizo volver a casa con una gran sonrisa. ¡jo! ¡Ni podía pensar hace 2 años que alguna vez fuese a estar yo tan a gusto en un concierto de (post)rock!

Me gustaba mirar a la gente. En varias ocasiones me daba la vuelta y dejaba que mi mirada se perdiese entre el público. Luego recogía la red y capturaba miradas y estilos que me encantaban aunque también había gente que o parecía drogada o simplemente no se dejaba atrapar porque se había ido con la música muy lejos de la sala. Y estaba tan a gusto... Creo que por primera vez en mi vida miraba a todo el mundo sin apartar la mirada ni una sola vez.

Me ha cambiado el gusto. Mi próximo delirio no tardará en llegar. Cuando vaya a Madrid en apenas 7 días y entre en el Neu! Club para asistir a la Fiesta Elefant yo creo que simplemente "va a ser lo más". Cada vez mi gusto me gusta más. Ya estoy contento solo por pensar en lo divertida que va a ser ese Sábado de gran euforia.

Hasta el sentido del gusto me está cambiando ya. El verano va a llegar, con luz, color, un 200% más de pop que el año pasado y una extraña obsesión por el chocolate rosa.

PD: Y si mis artistas favoritos sacan disco, habrá que comprarse un tocadiscos!!!

JJ

lunes, 8 de marzo de 2010

8.05.08 (054) - You are blind

Lacrosse
Spotify
Click!

No sé que me cuentas de corazones rotos, miedos y tiempos que no volverán. Si no quieres dar el paso es porque NO quieres y simplemente NO quieres. No sé que miedo puede existir si te estoy tendiendo la mano con firmeza. Me vas a hacer creer que no soy lo suficientemente bueno para hacerte soñar. En ese caso, pienso cogerte asco.

Es mucho tiempo dándome envidia con tus novios y tus excursiones. Realmente me haces dudar de mi integridad y de que quiera lo que creo querer. ¡Claro que lo quiero! No es justo que me hagas que me autocompadezca de esta manera. Cuando lo logres, negaré con la cabeza y gritaré que para mi estás muerta.

Cuando camine por la calle podré hacerlo con la convicción y la ilusión de que seguro que sin pensarlo aparecerá alguien que quiera bailar de una vez a bailar en el terrao, que quiera describir en hexadecimal (vale, no hace falta tanto frikismo) los colores de los fuegos artificiales y que no le importe andar por cualquier calle de la ciudad mientras sea de noche y haya buena (buenísima!) compañía.

Y la veré a ella delante de ti, tapándote y te diré "Tú no existes" y te cantaré una canción de ese disco de Astrud para bizarrear. Espero que seas feliz, pero que sepas que el abusivo precio que te has puesto.

Ya solo me falta engañarme creyendo que habrá una chica pop que sea mejor que tú.

domingo, 7 de marzo de 2010

8.05.07 (053) - Calabazas previas

Los Fresones Rebeldes

Click!


Porque a toro pasado es fácil explicarlo.

lunes, 1 de marzo de 2010

8.05.06 (052) - Por las tardes

Niza

Click!

Déjate querer. Por un amor distinto, naif y distinguido.

El típico atípico atardecer en la playa, con el viento meciéndonos y el calor de nuestros cuerpos en el costado. Una sesión de cine con palomitas kamikazes en la misión de resecar nuestros labios, y yo sin dejar a los tuyos los venzan. Un paseo por la Fnac, comprando sin comprar, fingiendo interés en pretenciosas novelas y con la cabeza hecha una maraña de nervios porque al pasarte un libro te he tocado en el brazo. Y un paseo de día hasta las estrellas, tiñiendo el cielo azul como deseemos; y hasta atravesando el techo si ni en un parque estamos; respirando el mundo, como es La Buena Vida.

Recuerdo tener los ojos pegados a mi almohada y poder percibir las pelusas de la manta, borrosas y translúcidas. El color de la mañana.

Y de las tardes y de las noches ya no recuerdo nada voy a (re)soñarlas.