lunes, 1 de marzo de 2010

8.05.06 (052) - Por las tardes

Niza

Click!

Déjate querer. Por un amor distinto, naif y distinguido.

El típico atípico atardecer en la playa, con el viento meciéndonos y el calor de nuestros cuerpos en el costado. Una sesión de cine con palomitas kamikazes en la misión de resecar nuestros labios, y yo sin dejar a los tuyos los venzan. Un paseo por la Fnac, comprando sin comprar, fingiendo interés en pretenciosas novelas y con la cabeza hecha una maraña de nervios porque al pasarte un libro te he tocado en el brazo. Y un paseo de día hasta las estrellas, tiñiendo el cielo azul como deseemos; y hasta atravesando el techo si ni en un parque estamos; respirando el mundo, como es La Buena Vida.

Recuerdo tener los ojos pegados a mi almohada y poder percibir las pelusas de la manta, borrosas y translúcidas. El color de la mañana.

Y de las tardes y de las noches ya no recuerdo nada voy a (re)soñarlas.

No hay comentarios: