domingo, 17 de octubre de 2010

8.06.20 (090) - Calvi

Sambassadeur

De repente sabes que sueñas y estás dentro, pero es todo tan "Como podría ser", que asusta su ficción.

Tantas concepciones sobre la sociedad y la personalidad de la gente. Tantas creencias de que todos pueden cambiar, de que los que son malos porque pueden y porque son transgresores y lo puto peor, y tantas aceptaciones de los aburridos estándares y la existencia de la mezcla de los que deciden olvidar y los que creen que no podrán, para que luego lo que es real parezca tan ambiguo porque un sueño te ha dicho que podría haber sido distinto y lo irreal podría ser lo que sucede de verdad.

Y te levantas llorando porque no puedes cambiar si eliges o te imponen la soledad, y porque en el fondo echas muchísimo de menos a muchas personas que nunca quisiste echar de menos, pero simplemente se van. Y a veces tienes algo de lo que arrepentirte, pero otras veces simplemente no.

Cuando se pasan el llanto y la ansiedad aceptamos que así es la vida y no hacemos nada más. Que la soledad nos acompaña a todas partes. Que unos saben beber u olvidar, otros saben follar, y otros no sabemos ninguna de las dos cosas.

No hay comentarios: