miércoles, 22 de junio de 2011

9.01.07 - La puta herida [Disco Las Palmeras! - La Soga Umbilical]

Disco Las Palmeras! - La Soga Umbilical


La corrupción, la manipulación de la información, la incompetencia política, la irresponsabilidad social de algunas empresas, la precariedad laboral y el paro, los pudientes que viven en su propia burbuja de desinformación o mentira, la anarquía del mercado inmobiliario, el sistema sanitario ineficiente y sobresaturado, la deshumanización de la burocracia o la atención al cliente, la falta de transparencia de los gobiernos, la falta de referéndums vinculantes, la parcialidad de la justicia, el ombliguismo o la falta de democracia interna de los partidos políticos mayoritarios...

Y dijimos "¡Basta!".

Llevamos unos meses de cambios (no los deseados) y agitaciones. De la admiración, euforia y esperanza del 15-M algunos hemos pasado a un escepticismo extraño. Yo personalmente tengo la sensación de que los ultras de izquierda, dentro del movimiento, y derecha, en cierta "prensa", están llenándose de gloria haciendo el ridículo más que nunca. En el caso de los primeros, me ha hecho renegar un poco de las acampadas y replantearme ¿Acaso son todos tan malos?. No existen maniqueísmos más que en esos extremos y hasta estoy sacando excepciones aceptables dentro de los grandes partidos. Sí, de ambos...

Pero la coherencia y el respeto siguen estando en muy pocas voces dentro de esa asquerosa arrogancia bipartidista y autocondescendiente. Llevo este último mes repitiéndome ¿Por qué? ¿Por qué lo hacen tan mal? ¿De qué sirve tanta demagogia? Y supongo que la respuesta ahora está en su público, en una cantidad ingente de votantes que tal vez quieran eso. ¿Tenemos políticos de parbulario para un pueblo infantil? No quiero creerlo. Pero si es así, ¿Por qué hacéis caso a los idiotas? (Tal vez sea una educación que hace años dejó de enseñar a pensar).

Para colmo, cuando veo al empresario tan nazi, al político tan irresponsable, y a los trabajadores o tan ignorantes o tan crispados, se me rompen los sueños conciliadores y se me contagia la falta de respeto: esta puta España así no se va a salvar.

No hay comentarios: