martes, 21 de julio de 2009

7.04.23 (094) - Veneno

Un año.

Me gustaría pensar que es fácil de acotar y que este veneno actúa lenta y ponzoñosamente a lo largo de un año, pero la verdad es que es totalmente imprevisible. Si fuese un año, todo un largo año, podría cortar a tiempo el brazo en vez de dejarle irse expandiendo a su voluntad, decidiéndose entre si carcomerme o no.

Cuando te das cuenta tienes el cuerpo agarrotado y ya es demasiado tarde. Me gusta mirarme la mano y abrirla y cerrarla para medir las fuerzas que tengo. A pesar de que cada vez me cuesta más este gesto, parece que la cantidad de fuerza permanece inalterable. Eso es una esperanza.

Creo que tengo cuatro o cinco biointrusos en mi organismo. Son infecciones críticas y tal vez sus efectos sean irreversibles. Y duelen muchísimo cuando todas actúan a la vez. Deben ser neurotóxicos porque alguna vez me he caído al suelo y no me he podido mover en un rato largo.

Me gusta estar maldito. Pero a veces no puedo evitar preguntarme: ¿Pero sirve para algo? Veneno y miel en los labios.

1 comentario:

Rinoa_Aeris dijo...

No lo he querido decir, pero estoy enferma, bueno, estoy terminando de estarlo. Leyendo tu entrada he pensado "eh, debo de haberme envenenado y hasta ahora no lo he sabido", quizás sea como tú dices, un veneno neurotóxico que hace que los nervios me descontrolen el sistema... a ver si aparece el antídoto que cada uno necesitamos.