viernes, 13 de junio de 2008

5.62 - Alzando la bandera

Un hombre de 21 años y una mujer que no existe se reunieron ayer en el mañana. Conquistaron el tiempo y declararon su independencia. Juntos y de la mano llevaban los colores por las aceras y dejaban gotas de sudor por el pavimento. El mundo era de lacasitos.

"Reinvindicamos un sueño", amenazaron a las autoridades locales. Nadie pudo detenerles, y empezaron la toma del Miguelete. Desde lo alto se proclamaron rey y reina y desperdigaron panfletos de propaganda onírica que nada puede hacer ante los duros, los sólidos, los rígidos y los hombres de hierro. Perdieron su batalla contra el viento y fueron desalojados por los antidisturbios y en defensa de nosequé leyes de dudoso caracter medioambiental.

Lejos de dejarse amedrentar, antes de pasado, o pasado anteayer, volvieron a la carga rodeados de 3 personas más, pero con la sombra de cuentos detrás, envolviendo las verticalidades de palabras y deslizandose por las horizontalidades del mundo hasta el subsuelo, convirtiendo todos los escalones en rampas, el calor en aire fresco y el oxígeno en esperanza.
Esta vez fueron los cláxones y el griterio quienes trataron de reducirles, pero sus auriculares encañonaron a los defensores del stress, de la paciencia, de la burocracia, del conformismo y de lo finito, y salieron victoriososde una batalla que nunca acaba por lo que la ciudad pronto dejó de tener nombre y las calles empezaron a tener apuntadores en las grietas para que los tímidos tengan hacia donde mirar y qué decir.

1 comentario:

Ana* dijo...

voy a ser tipicamente tipica,pero.

que bonito! :_)

''El sábado ya habrá comenzado la batalla y la Belleza saldrá a flote en la ciudad".''