lunes, 22 de septiembre de 2008

6.75 - Destrucción

Una vez que ya he declarado mis intenciones de vencerte
debería aprender a querer destruirte,
a ti que te burlaste de mi,
a ti no, porque te apiadaste,
sin fuerzas por culpa de esta contradicción,
solo quisiera que me devolvieses lo que me arrancaste,
y que dejases de robarme más momentos,
debería vivir mis sueños y ahora pierdo el tiempo protegiéndolos.

Sé que no es justo, ni es culpa tuya,
pero solo quiero que me dejes un instante,
que me dejes un respiro para no pensar,
para destruirte.

Hasta se ha puesto de mi lado,
el verano se ha muerto,
y el otoño me alivia cuando el color naranja
(del que te bañabas) me acompaña.

Y así visto más que librarme de ti
parece que esté retozando en tu esencia,
pero es que esta reminiscencia de ti,
antes de ser tuya era mía,

y lo que quiero es reconquistarla,
adueñarme de ella y decorar con ella mis sueños
para ser libre,
para destruirte.

Y no te darás cuenta de tu desintegración,
mientras yo evito una nueva combustión,
porque mientras el tiempo se va acabando
yo puedo volar más alto.

Y seguirte buscando.
Y seguirte soñando.

1 comentario:

otro lemming dijo...

Cuidado, el nihilismo es una puerta dificil de cerrar!