domingo, 28 de diciembre de 2008

7.02.06 (026) - Cantos rodados

Sæglópur (Perdido en el mar)

A la arena le gusta comerse mis pies cada vez que doy un paso. Luego llega la marea y me hace cosquillas. Me gusta sentir esto mientras la hoguera debora todos los apuntes de mi último año. Sé que los tendré siempre a mano, por si acaso, pero lo que de verdad he aprendido, no está escrito en ninguna parte en este planeta. En ninguna parte.

Me encantó la idea desde el primer momento. La verdad es que no sé si tiene mucho sentido, pero se supone que así lograremos que nos hagan caso, que se fijen en ellos y en lo que queremos hacer por ellos y nos ayude álguien de una vez. La gente está tan ciega...

Comenzamos nuestro viaje en esta playa, y pronto comenzamos a remotar el río cantando todas las canciones que nos sabíamos. Al final cada jornada se volvió temática sobre un autor. Recuerdo el día de Drexler porque llegamos a una pequeña aldea cerca de la frontera donde todavía no tenían siquiera electricidad, pero todos se veían tan felices... Al parecer solo se podía llegar caminando por el río, como llevábamos 3 días haciendo, y eramos los primeros visitantes en mucho tiempo (aunque si se relacionaban con la gente de otros pueblos cercanos). Ni nos llamaron turistas, simplemente eramos durante unas horas unos vecinos más. Creo que aprendí mucho de la sabiduría de esa gente pacífica perdida camino a la montaña. Aunque hecho de menos muchas cosas, a veces pienso en toda la amabilidad que puede haber entre tanta... sencillez. Aquí no existe el tiempo, como que en Occidente, solo que aquí aún vive, no como en las grandes ciudades del mundo donde parece que lo hayan asesinado.

Llegamos al gran lago tras este viaje de ocho días. Todos nos desnudamos y empezamos a nadar y bucear en él. Tal vez tras tanto caminar no nos sobraban las fuerzas, pero estabamos felices de haber llegado y haber disfrutado tanto con el viaje.

Cuando me sumergía completamente en el agua, volviamos a estar juntos durante un instante. Tu cuerpo era el fondo del lago y fluias hasta el mar.
Tenías razón y era el río más precioso que existe. Para mi siempre tendrá tu nombre.

Gobbledigook
((*Link al video original, que no se puede poner porque contiene desnudos))


Para Cristina.

1 comentario:

annna dijo...

cuidado con decir algo malo de la nueva plantilla,con lo bonito que me ha quedado. buhhh

:* pelirrojo