miércoles, 18 de noviembre de 2009

8.02.01 (016) - Baby, Just be yourself

The Pipettes

Click!

Recordé que ayer lloré antes de dormir como hacía mucho que no me salía, y dolía y estaba bien: recordaba unas palabras que me habían dicho el lunes. Así de sencillo todo, ni 2 líneas.

Luego conocí a Cassie al fin. Y ya está, lo pensé, lo dije, en cuanto vi como había ordenado toda la cocina. Ignoré a Sid, lo aparté de tu lado. Yo si te follaría en ese instante. Ya sabes que no cómo lo hacen los otros, pero a la vez, qué coño, que no me importa como sea que lo hagan los otros. Si tú no lo entiendes es tu puto problema. Puedo tomar tus impulsos suicidas, ponerme encima de ellos, y tirar en el juego a ver que pasa con ellos.

Apareció La gran mentira. "Estás hiperactivo", me dijo. Yo la ignoré, me acerqué a sus labios, los rocé, y luego fui con mis manos a por sus gafas para acariciarla con ellas las mejillas, los labios, el cuello y los labios. No voy a describir nada, simplemente lo disfruté. Luego deslicé su jersey lentamente hacia arriba y agarré el cuello de su camisa, dejándola claro que iba a tirar de ella con fuerza.

"¿Y la 'injusticia'? ¿Y TODO?" dijo patética y adolescente.

Había escogido sus últimas palabras. Quiero decir, sus últimas palabras compasivas. A partir de ahora todo lo que salga de ti será porque yo así lo quiero.

Te he calado. Era una farsa. ¿Tiempo perdido? No, pero sí: me siento algo estafado tal vez. ¿Y QUÉ?

Pero ahora todo eso, ahora creo que ya si, ahora creo que todas mis listas y mis colecciones de rubias, de colillas de tabaco, de borrachas, de malos gustos musicales, de cierta incultura, de cursilerías o estilos que no entiendo... Mis listas infinitas yo creo que ya no me importan nada en absoluto.

Y tiré de su camisa con fuerza. Sólo porque me apetecía.

No hay comentarios: