lunes, 30 de noviembre de 2009

8.02.03 (018) - Sid

Post en Loftárása

Ay. Tengo una sensación de necesidad de sentarme a tu lado para charlar un rato. De pensar que sé qué decir. Pero la verdad es que seguramente yo creo que te... admiraría. Y esto lo digo contra todo patetismo, quiero decir que, ¡joder!, alguien tiene que decirlo. Pero decirlo bien, que yo sé perfectamente lo que es no decir nada.

Aquí es dónde se separan los caminos. Vale, tú estás empapado de hiperrealismo, pero voy a tutearte como si yo también lo estuviera: En este instante podemos reducir toda nuestra experiencia en dos ramas: el absurdo bañado en pop o la anarquía nihilista. Sí, mira, voy a hiperrealizarme: Te quiero. Sé mi trastorno bipolar.

Te veo tan serio, tan personificación de La Mirada, con ese cigarrillo entre los labios. Yo, que me he pasado de vista de Von a Hafsól, ya hace tiempo que no quiero volver a estar serio nunca más. Creo que ya nunca seré el chivo expiatorio ni le diré a nadie un "no tiene ni puta gracia" para soltarle luego un puñetazo (tu tampoco, pero éste sería más tu estilo); creo que yo le soltaré una frase retorcida que sólo yo entiendo y si le pego, ya sabes, será comedia.

Ahí estamos de acuerdo. Venga, vamos a hacer comedia. (Somos muy buenos cobardes.) Un buen espectáculo por el que la gente pague para vernos. Una vida. Y que además sea tan bueno que haga que Cassie vuelva con nosotros, aunque tanto tú como yo nos hayamos pasado de listos. Al fin y al cabo, cuando se bromea, siempre se corre el riesgo de que las bromas sean de mal gusto.

Es un riesgo que hay que correr. ¡¡Hemos triunfado!!

No hay comentarios: